Justo Pastor Mellado

Chico malo

Mientras escribo esta columna, me he encontrado tardíamente con un libro editado por Fondo de Cultura Económica en el 2013. El sub-título es magnífico: política de la letra. Pienso que el proyecto de nuevo ministerio está escrito como una observación suplementaria, al pie de la letra-de-deseo funcionario de quienes han hecho de su propio ajuste, una profesión. Para el recuerdo, este es el único caso que conozco en que una jefa de la DIBAM le levanta la voz a una ministra del CNCA, en la disputa por el control de la lengua mistraliana. ¿Nadie recuerda este incidente? Era la época en que la jefa de la DIBAM le llamaba la atención en público a una ministra. Hoy día, la reversibilidad de los cargos convierte a los agentes en peones de una misma filosofía.

Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH