​Rosa Luxemburgo y el SPD de Schulz

José Miguel Villarroya

Spd merke schulz


Afirmaba Rosa Luxemburgo que los movimientos socialistas evolucionaban dialécticamente entre un sector oportunista, que defendía pactar con el sistema mejoras para los trabajadores, y un sector maximalista, que defendía la revolución como única posibilidad de transformar la sociedad. Criticó el oportunismo, aunque afirmó que siempre estará presente en la lucha social, y fue también crítica con los radicales del todo o nada, ya que muchas veces se queda en nada. Consideraba que la lucha socialista debía ser una combinación de ambas, siempre y cuando, ésta es su crítica a Bernstein (padre del revisionismo), el movimiento no se apartase del objetivo final, por ello su afirmación: “el movimiento no vale nada, el objetivo lo es todo”, mientras que Bernstein consideraba que “el movimiento lo es todo, el objetivo es nada”.


Estas afirmaciones y disputas, que son, en palabras de mucha gente, reliquias del pasado, resuenan con más fuerza al ver en que se ha convertido el SPD de Martin Schulz. Su política de pactar con la CDU de Merkel, en aras a salvar el Estado, a cambio de pequeñas medidas sociales, no dejan de ser los residuos putrefactos de aquellas disputas, porque hoy ya no se discute entre reforma o revolución, sino entre el oportunismo del oportunismo, y poca cosa más.


El SPD, al igual que la mayoría de partidos socialistas europeos, se están convirtiendo en formaciones casi de derechas, alejadas de aquellos a quienes dicen representar, cada vez más marginales electoralmente, cuando no, ya desaparecidos, y sin capacidad de ser una alternativa real al neoliberalismo imperante en la UE.


El problema es que el pasado siempre vuelve, y las palabras de la socialista polaca, vuelven a resonar con fuerza en la llamada izquierda alternativa, dividida también entre el oportunismo y el maximalismo, y sin saber que camino escoger, pero si sólo se coge uno, la derrota es segura, hay que saber mantener el movimiento dialéctico, pero no es fácil. Lo importante es recordar la afirmación de Rosa: “el movimiento no es nada, el objetivo lo es todo”.

1 Comentarios

1

El pasado siempre vuelve porque, quizás, nunca se va. Y sí, a por el objetivo, a través del movimiento factible, ¿inteligente?

escrito por Alberto Martínez Sanz 07/feb/18    22:01

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH