​La fiscal preguntó a Forcadell si sabía si el Govern tenía cuentas en Andorra

|

Carme forcadell presidenta del parlament

Carme Forcadell condenó la violencia ante el TS 


La Fiscal del caso que se sigue en el Tribunal Supremo contra el proceso soberanista preguntó a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, si tenía conocimiento de que el Govern tuviera cuentas en Andorra.


Según la declaración de Forcadell ante el TS, ésta condenó la violencia de manera genérica y dijo no haberla visto ni en las votaciones del 1 de octubre, ni en la concentración ante la Conselleria de Economía, donde reconoció que había estado "dos minutos".


La fiscal Consuelo Madrigal realizó un largo interrogatorio a Forcadell el pasado 9 de noviembre y, en la parte en la que la estaba preguntando por las finanzas del Diplocat, introdujo una cuestión sobre si ella tenía conocimiento de que el Govern de Carles Puigdemont tuviera "cuentas corrientes en Andorra".


La expresidenta del Paralment respondió con todo de sorpresa: "No, señoría. No".


También dijo desconocer el dinero empleado por el Diplocat en las delegaciones del Govern en el exterior, cuando fue interrogada por el Ministerio Público si sabía que en el Presupuesto de la Generalitat se habían destinado 35 millones a estas 'embajadas' de Catalunya y que, de esa cantidad, 23 millones fueron a gastos de personal y funcionamiento y solo 12 para acciones concretas.


NIEGA CONOCER SENTENCIAS DEL TC CONTRA EL DIPLOCAT


Forcadell tampoco conocía, según declaró, las sentencias del Tribunal Constitucional en las que apreciaba invasión de competencias de la Conselleria de Interior y en las que prohibía asignar partidas presupuestarias a las llamadas 'embajadas'.


La expresidenta del Parlament negó ante el juez haber participado en la campaña para el referéndum ilegal del 1-O e incluso dijo no acordarse de la hoja de ruta aprobada por la ANC cuando ella era presidenta de la asociación independentista o los acuerdos firmados con Òmnium, ERC, CDC y la AMI en marzo de 2015 para la realización de un proceso independentista.


A lo largo de toda su declaración repite en muchas ocasiones que ella rechaza la violencia y que está dispuesta a renunciar a sus ideas si eso comporta violencia.


Sin embargo, cada vez que la fiscal le preguntaba si le había parecido violencia la concentración de 40.000 personas ante el Conselleria de Economía para impedir la acción de la Comisión Judicial, en la que se destrozaron varios vehículos de la Guardia Civil, ella se escudaba en que sólo estuvo allí "dos minutos" y que no vio nada, solo gente "cantando" y "con claveles en la mano". Incluso añadió que, si hubiera visto violencia, lo habría denunciado.


También asegura que no vio violencia en las personas que fueron a votar el pasado 1 de octubre en el colegio electoral de Sabadell (Barcelona) en el que ella fue a votar.


Pero la fiscal le cuestiona de manera insistente si supo lo que había ocurrido tanto en la concentración de la Conselleria de Economía, como en el registro de Unipost -donde unos manifestantes intentaron impedir la entrada al a comisión judicial-, el corte de la A-7 el día de la huelga general, la concentración de tractores ante la Delegación del Gobierno y las votaciones del 1-O cuando se intentó impedir que las fuerzas de seguridad accedieran a los colegios electorales.


NO VIO NADA


Según la versión de Forcadell, se enteró de todo ello por la prensa y la televisión, pero insistió en que ella no había visto nada.


La fiscal le volvió a preguntar si esas actuaciones le parecieron violencia y la expresidenta del Parlament repetía que ella no vio nada e incluso, con relación a la concentración de tractores, dijo: "Es que no sé de la manera que se hizo".


Acto seguido defendió el derecho de manifestación, reunión y opinión porque, alegó, "están protegidos".


Sobre si vio violencia en el corte durante 10 horas de la A-7 respondió: "No lo sé señoría, creo que depende... en general sí, señoría. Hay muchas cosas que me parecen violentas... pero yo no lo vi".


Y cuando la fiscal pregunta por el acoso y amenazas a los guardias civiles y policías en varias localidades catalanas, sí asegura tener conocimiento, admite que esas protestas "no" son pacíficas, para añadir que está en contra de los "escraches". "Absolutamente de todos, de los que sufrimos todos", apostilla.


En un momento del interrogatorio, el juez le pide a la fiscal que pregunte sobre los hechos, ya que Consuelo Madrigal estaba incidiendo en la valoración que la investigada hacía de los mismos. Llarena precisa: "Sobre la dimensión jurídica ya hablaremos en el tribunal".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH