Que los políticos dejen ya de “tocar” la moral y hagan su trabajo

Carmen P. Flores


Parlament

La situación política en Catalunya es como el hotel de los líos de los hermanos Marx, pero sin gracia alguna. El humor, en tiempos de crisis, situaciones difíciles para muchas familias, llevado a cabo por humoristas profesionales sirve para arrancar alguna sonrisa, en cambio, el escenario y los actores que son los políticos, lo único que producen en la mayoría de la ciudadanía es una indignación expresada educadamente en “dejen de tocar ya la moral a los sufridos ciudadanos, sean responsables y lleguen a un acuerdo para formar gobierno -sin Puigdemont- den una lección de madurez política que los carnavales han terminado”.


Actuaciones carnavalescas, declaraciones surrealistas, estrategia al más estilo Mortadelo, líderes emergentes sin experiencia política, sin sentido común, pero con ínfulas, están llevado a un escenario tremendamente peligroso, con una salida -hace solo unos días había acuerdo- que deja poco recorrido.


Las diferencias de forma y fondo entre el JXC y ERC  son ya de dominio público y no se cortan ni un pelo sus portavoces. Las discrepancias son cada día más grandes. Se ha entrado en una etapa que hay más cosas que los separan que lo contrario. ¿ Por qué ?, sencillamente porque el huido Puigdemont sigue empeñado en que la gente de ERC se salte la legalidad que solo beneficia a su persona, con las consecuencias legales que todos intuyen, mientras él sigue en Bruselas haciendo su propia campaña y propiciando unas nuevas elecciones para seguir arrancándole votos a los republicanos: él se hace la víctima, cuando en estos momentos se ha convertido en el verdugo.


Mientras el PDeCAT, con Marta Pascal al frente no sabe desencallar la situación y dar un paso adelante. No tiene autoridad porque la mayoría del grupo de JXC es gente puesta por Puigdemont y solo son fieles a él. Ese es el drama. Lo indignante del tema es que no hayan sido capaces de impedir la gran jugada. ¿Dónde van con el talibán  Pujol?. Es una auténtica tragedia. Catalunya no se merece- algunos dicen que sí- estos políticos que tiene.


La oposición mientras tanto parece que están viendo una película en pantalla gigante, donde no son actores, sino público que espera conocer el resultado final, cuando deberían ser ellos los que cambiará el guión de un culebrón que dura ya demasiado tiempo. La falta de iniciativa de una oposición que juega al despiste, ¿al miedo también?, es más que evidente y deja a muchos ciudadanos con cara de no entender nada.


Los problemas no se solucionan solos, si no que hay que afrontarlos y la ciudadanía debe sentir que sus políticos velan por ellos.


“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos.” decía Henry Ford

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH