Mil y un ojos sobre el Anfiteatro

Begoña Floria
Teniente de alcalde de patrimonio de Tarragona

Anfiteatro romano tarragona 10042018

Anfiteatro romano de Tarragona.


Tarragona es la única ciudad Patrimonio Mundial declarada por la Unesco en Catalunya. Hace años que desde el Gobierno Municipal se trabaja para impulsar un ente de gestión compartido con el resto de administraciones responsables, Estado y Generalitat, lamentablemente sin éxito por limitaciones legales todavía insuperables. 


Tener a cargo monumentos de valor universal sin recursos extraordinarios por su gestión genera un escenario siempre difícil, pero aún así estamos trabajando día en día buscando dinero de bajo las piedras (nunca mejor dicho) y poniendo todo el conocimiento profesional y político por la gestión de nuestro patrimonio histórico como una prioridad.


Es por todo esto que estos días no puedo esconder la sorpresa por la polémica generada alrededor de la conservación y mantenimiento del Anfiteatro, uno de nuestros monumentos principales y, sin duda, el más visible y conocido. 


Siempre hay razones en Tarragona, especialmente en el sector de la arqueología donde las opiniones discrepantes sobre la gestión de los arqueólogos y conservadores municipales son algo habitual. Al final, la arqueología es una ciencia social que interpreta las sociedades del pasado y, sobre todo, cuestiona las interpretaciones en el presente y por lo tanto da lugar a apasionadas discrepancias de enfoque.


¿Es esto malo? En ningún caso. Denota un alto interés social y profesional y, a pesar de que detrás de algunas críticas pueden haber causas personales que nada tienen que ver con el objeto del debate, siempre las he escuchado con atención porque mi responsabilidad es atender todo el mundo que tiene algo a decir sobre la ciudad siempre que sea de forma constructiva. Otro tema es cuando los ataques son puramente políticos y con un objetivo partidista, desgastar el gobierno del alcalde Josep Fèlix Ballesteros.


En el caso concreto de las críticas a la gestión de las incidencias del Anfiteatro, he revisado atentamente el sistema de control. He ratificado que hay un sistema de recogida de incidencias diario, a través de un formulario que tienen que llenar las personas que trabajan como subalternos en los diferentes monumentos. El aviso llega a los responsables del mantenimiento y conservación y se aplica, en cada caso, la solución que corresponde. 


Puede ser acción ordinaria, urgencia o emergencia, tal como ha sido el caso de esta semana. De hecho, la queja que se ha conocido estos días del Sr. Cèsar Pociña fue un caso. A pesar de no llegar por los conductos reglamentarios, se ha tenido en consideración desde el principio y se hace un control técnico. 


No tiene nada que ver con la grieta que ha motivado la emergencia, puesto que se trata de unos sillares romanos del pròtir, el acceso a la puerta Triumphalis que en ningún caso, según los dictámenes técnicos, generan peligro por las personas. Es un tema de conservación.



El que ha pasado no es un hecho extraordinario. En 2012 se tuvo que actuar también de emergencia a la Vía del Imperio, en la muralla, y el 2013 a la Bajada de Roser por una fisura. 


También el 2014 se intervino al paseo de Sant Antoni por la degradación de sillares y el extraplomat. Ahora es en el Anfiteatro, por una grieta que está controlada desde hace tiempo y que tiene que ver con la zona reconstruida en los 70, en ningún caso a la parte romana del monumento.


Durante los últimos diez años, Tarragona ha hecho un salto cuantificable y evidente en su promoción turística y en la gestión del patrimonio universal. Queda mucho camino por recorrer, pero por primera vez estamos en los circuitos nacionales e internacionales con una imagen de marca cada vez más reconocida y que ha hecho que este año estemos entre los destinos principales promocionados por Turespaña o que Seat nos haya elegido para dar nombre a su nuevo coche, que se llamará Tarraco


El Gobierno Municipal trabaja de forma transversal en la preservación, conservación y promoción de los monumentos y en el Anfiteatro hay mil y un ojos, cada día.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH