Involución educativa

Lilia Cisneros Luján

A un mes de la celebración del día del maestro, la señora Sylvia Schmelkes, arropada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, nos receta un informe verdaderamente alarmante, no solo por la calificación reprobatoria "descubierta" luego de los estudios del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) sino por el negro futuro para la siguientes generaciones de escolapios que se enfrentarán a un panorama de falta de maestros. ¿Cómo podríamos haber esperado otro resultado si a la institución magisterial la hemos estado moliendo a golpes?

A un mes de la celebración del día del maestro, la señora Sylvia Schmelkes, arropada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, nos receta un informe verdaderamente alarmante, no solo por la calificación reprobatoria "descubierta" luego de los estudios del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) sino por el negro futuro para la siguientes generaciones de escolapios que se enfrentarán a un panorama de falta de maestros. ¿Cómo podríamos haber esperado otro resultado si a la institución magisterial la hemos estado moliendo a golpes?


La lucha en contra de la educación empezó por golpear a las instancias públicas como resultado de líneas marcadas desde el norte del mundo, abarcó acciones de descalificación desde la primaria hasta las universidades e incluyó el señalamiento ?a veces justo- indiscriminado de todos los maestros. La ruta hacia la privatización, venía del Banco Mundial, diversas instancias de la ONU y por supuesto "hombres de presa" coyunturales advertidos de las utilidades de los negocios educativos; hoy la oferta para todo tipo de cursos ?desde ortografía hasta diplomados médicos o de negocios- saturan las computadoras de millones de usuarios ¿En que ha beneficiado esto a México?


Desde la jefatura de Educación de la UNICEF sale una sentencia demoledora por el hecho de que la educación no es una opción para todos los niños, sino privilegio de algunos. ¿Podemos estar ciertos de que el postulado retórico de "educación para todos" alcanza a los hijos de comerciantes ambulantes? Los pordioseros que observa Usted por el cristal de su auto cuando miden menos de un metro veinte o ya con su estatura de adulto desnutrido aunque con la misma mirada lastimera, le siguen pidiendo cooperación pero vestidos son el uniforme del cilindrero ¿tienen algún diploma? ¿De que se graduaron estos mexicanos creativos para el engaño y sin más opción que estirar la mano para recibir una limosna? ¿Por qué a los noticieros les interesa más machacar la "holganza, irresponsabilidad, acciones de desestabilización" de los maestros de Oaxaca, Michoacán o Guerrero y no muestran el lamentable panorama de generaciones ?infantiles y adolescentes- víctimas de la inequidad educativa tanto en cantidad como en calidad? El tema de los rechazados en las universidades ya es de suyo insostenible como argumento de lucha social, cuando los resultados promedio de los aspirantes no alcanzan siquiera los cuarenta aciertos sobre un examen de 120 preguntas básicas. ¿Será esto una perversidad de los rectores en contra del pueblo o una realidad dramática de falta de preparación? ¿Cuántos de estos rechazados, concluirán su etapa formativa con diplomas de "universidades patito"? ¿Cuál es el costo beneficio y para quién de becarios -de secundaria, preparatoria y nivel superior- cuyo monto se basa en nuestros impuestos? ¿Por qué cada vez los colaboradores ?desde intendencia hasta gerencia o secretaría de Estado- son más ignorantes? ¿Qué es lo que no aprendieron quienes usan lo ajeno - igual un helicóptero que los lápices, plumas y papelería de la oficina- para beneficio particular?

Lo ocurrido en campos diversos de nuestra geografía donde de pronto se descubre una explotación en niveles de esclavitud y a final del día las víctimas eligen dejar de luchar por derechos que no entienden a cambio de seguir medio comiendo, es una evidencia más, del lamentable panorama educativo de México. Evidentemente hay pueblos más afectados que nosotros en un mundo donde se ha privilegiado el comercio aun cuando el precio sea la insatisfacción de las necesidades básicas de supervivencia. ¿Puede ser feliz un joven egresado de instancias técnicas ?para preparación de alimentos o atención de programas de turismo- solo por haber logrado un empleo detrás del mostrador de una empresa de comida rápida? ¿Cuál es el futuro de niños en edad escolar que dedican su tiempo de aprendizaje cargando al último bebé de sus padres o llevando en su cabeza un bote de 15 kilos de fresas o pepinos?


Unas horas después del informe sobre nuestra ineficacia educativa, en Panamá dos presidentes ?de los Estados Unidos y de México- incluyeron en sus discursos el tema de la educación. Se habló de la necesidad de no solo educar a nuestros niños sino a todos los niños; en el entorno hay la suscripción de convenios para intercambio de estudiantes entre diversos países y a la hora de la verdad, cuando alguien con conocimientos superiores va a buscar empleo le salen con algo así como "felicidades, pero para nuestra oferta usted esta sobre valuado".


Los empelados de primer nivel de los presidentes Obama y Peña Nieto, ¿están calificados para resolver los retos educativos? ¿De cual prontuario sacan sus frases domingueras los hacedores de discursos que estos "jefes de Estado" pronuncian en foros internacionales? ¿Dónde se prepararon los responsables de las finanzas de los criminales, sus mercadólogos y los abogados que les defienden? Muchas preguntas de una lado y demasiado ruido aunque pocas nueces del otro.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH