¿Por qué tanto interés en construir el Complejo Polideportivo y no en remodelar el antiguo?

|

En 2015 el Ayuntamiento Viladecans debe pagar una cuota de 5,5 millones por el Mega Polideportivo Torre Roja

Purificación González.- Seguimos con la segunda parte de las cuantiosas inversiones en el Complejo Polideportivo Torre Roja de Viladecans -rebautizado con el rimbombante nombre de Podium Viladecans Joan Mas Grau- que está terminando de construir, Urbaser, la empresa de Florentino Pérez.

Fue el 4 de mayo del 2009 cuando la junta de Gobierno Municipal de Viladecans aprobó, por ser competencia suya, un presupuesto de 22.500.046,70 euros para el proyecto de construcción del nuevo complejo polideportivo. Y, a partir de ahí, les contamos los detalles, de cómo un proyecto con este presupuesto inicial llegó a costar casi el doble unos años después.

Durante el período de información pública del proyecto, que fue elaborado por los arquitectos de Brullet i Associats SL -y que es de 6 meses según la legislación vigente- nadie presentó ningún escrito de alegaciones, aunque esto suele ser lo habitual. Sin embargo, la propia empresa redactora de tal informe el 28 de octubre de 2009 presentó un documento annexo en el que recogía mejoras que permitirían "un mejor matenimiento de este edificio con las garantías de seguridad suficientes y correctas". Este detalle de mejora supuso para las arcas públicas municipales un montante de 374.916,64 euros.

Aunque realmente fue en el pleno del 9 de noviembre de 2009 cuando se empezaron a materializar las modificaciones que acabaron engrosando la factura final que pagarán los ciudadanos de Viladecans por este nuevo "megaequipamiento deportivo" de Torre Roja. Ya se empezó a decir entonces cosas como que se "tenía que limitar el uso comercial a una superficie máxima de 50m2 a la hora de conectar los usos de los locales disponibles". Y fue en este pleno que se aprobó la primera subida presupuestaria. Así si el proyecto costaba el 23 de julio de 2008 22.500.046.70 euros, menos de un año después el 9 de noviembre de 2009, ya costaba 374.916,64 euros más.

Posteriormente el 29 de julio de 2010 se decía que este proyecto se ejecutaría mediante un contrato de colaboración entre el "sector público y el sector privado" atendiendo a un acuerdo anterior del 25 de febrero del 2010 en el que se contemplaban además "las explotaciones comerciales complementarias y su matenimiento integral, mediante un diálogo competitivo". Es decir que el Ayuntamiento, una vez hubiera seleccionado a sus candidatos se comprometía "a debatir y negociar todos los aspectos del contrato público, para hacer una buena gestión de los riesgos, que se pueden presentar así como el establecimiento de sistemas de control que sirvan de facilitadores para lograr un diálogo competitivo exitoso". Unas afirmaciones muy literarias y poco explícitas que dado que este proyecto ya se encontraba en proceso de ratificación, hizo que este plan que se vendió al pleno municipal como "muy innovador", no tuviera que someterse nuevamente a "información pública ni a una nueva aprobación inicial". ¿Por qué? Pues porque el consistorio, según se afirma en el acta 13/2010 del Pleno Municipal, consideraba que ya se habían llevado a cabo " todos los trámites en complimiento de aprobación de este proyecto y tienen que ser convalidados en todo su contenido". ¿Capichi? Y por si esto fuera pecata minuta se afirmó en el mismo que "la adopción del presente acuerdo no requiere", ni siquiera, del "quòrum de la mayoría absoluta legal de los miembros de la corporación" ¿..?.

Cabe afirmar al respecto que el contenido del acta, por el que se aprobó "inicial y definitivamente el Proyecto de ejecución del Complejo Deportivo de Torre Roja convalidando TODO el contenido de su tramitación realizada hasta el momento" con su publicación en el BOP, el DOGC y el propio Tablero del Ayuntamiento, fue aprobado por los 18 votos a favor de PSC-ICV-EUiA y CiU, y con el voto en contra de ERC y un regidor no adscrito y la abstención de los concejales del PP.

En ese mismo pleno de julio del 2010, pero en su punto 10 se declaró por ello cerrado el "diálogo competitivo del contrato", ya que el 14 de abril de ese mismo año, la mesa había procedido a la apertura de solicitudes para participar en el presente concurso de construcción del complejo al que se presentaron 6 empresas -TAU INGENIERIA I CONSTRUCCIONES ESPECIALES, S.A, ARC CONCESIONARIA DE OBRAS Y SERVICIOS, SA, URBASER, S.A, FCC CONSTRUCCIÓN S,A, TEYCO, SLL, ACSA OBRAS E INFRAESTRUCTURAS, S.A, ALTIARE EMPRESA CONSTRUCTORA, S.A.U- , de la que una quedó fuera porque no presentó en el plazo previsto la propuesta de solución inicial pedida por el Ayuntamiento.

Además se acordó la transformación de esa mesa de diálogo en mesa de contratación del mencionado contrato de colaboración entre "sector público y el privado" para la construcción, mantenimiento y explotación comercial del complejo y la aprobación de las cláusulas administrativas que regirian tal contrato. Y todo se hizo en un único pleno de un mes estival de hace casi 5 años, acompañado por "el caloret".Y que se aprobó por la mayoría absoluta esgrimida entre el PSC y su socio de gobierno ICV-EuiA (15 votos) y los votos en contra de ERC y el regidor no adscrito y bajo la abstención tanto de los concejales del PP como de los de CiU.

Aunque en ese mismo pleno algunos concejales ya empezaron a hablar y calificar esta inversión como "un sobreesfuerzo económico" que por un período de 20 años, sí 20 años, supondrá llevar a cabo un equipamiento polideportivo que deberá construirse con dinero privado, porque el consistorio no cuenta con el presupuesto para acometer tal "tremenda obra", pero que a todas luces resultará una inversión a muy largo tiempo que repercutirá, en negativo, para las arcas municipales de Viladecans. Y todo porque las formulas que se utilizaban para su financiación se decía hace 5 años, "lo que hacen es endeudar todavía más a la ciudad, en un momento de crisis económica globalizada".

De ahí que las voces más discrepantes empezaran a alzarse en los plenos municipales para afirmar, entre otras cosas, que este complejo polideportivo de Torre Roja se podría "haber remodelado por entre 1 y 2 millones de euros y haberse pagado en 5 o 7 años y no caer en un endeudamiento de 20 millones de euros a 19 años". Y el entonces concejal Chacón Jover de la oposición, acusó al gobierno socialista municipal de que "si no hay un estudio de remodelación del antiguo Polideportivo de la Torre Roja, se está ante un movimiento de edificios y servicios encadenados", previendo ya entonces, en julio de 2010, que "cuando acaben con este proyecto de Torre Roja irán a atacar directamente al siguiente edificio: el polideportivo del Centro, porque ya llevan ustedes queriendo derribarlo y construir viviendas en su lugar". Ante lo cual solo podemos cerrar esta segunda parte preguntándonos si con el tiempo será verdad esa premonición del regidor Chacón y el siguiente edificio en la lista para convertirse en un megaequipamiento faraónico de este gobierno socialista municipal será el polideportivo del Centro.

Seguiremos informando????

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH