Dos emprendores desarrollan mochilas y bolsos ecológicos reutilizando cámaras de neumáticos en Bilbao

|

Título de la imagen

El proyecto Skuibo surge de una exigencia personal de experimentación y auto-construcción de productos a partir de materiales ya obsoletos para su uso original. "Hemos querido hacer algo nuevo y personal, escapando de la confección con formas planas, utilizando y explotando las características físicas y formales del caucho", dice Federico uno de los dos socios que conforman el proyecto.

Los productos que surgen a partir de esta experimentación tienen mucho que ver con la naturaleza puesto que se basan en las formas orgánicas del caucho, semejando a veces el caparazón de una tortuga, al escarabajo o como su próximo modelo de mochila que según adelantan, se asemeja a un koala colgado de la espalada. También se relacionan con ella en la medida en que son productos basados en la idea de la sostenibilidad medioambiental. Tanto las mochilas como los bolsos tienen la cualidad de adaptarse al cuerpo como si se tratara de arquitectura móvil.


Cada producto de Skuibo sale de una sola cámara de neumático, lo que hace que cada artículo sea "prácticamente exclusivo". De ese modo, según afirman sus creadores, han logrado explotar toda la potencialidad del material, consiguiendo la estética de una geometría más natural. que trabajan artesanalmente en un taller situado en el corazón de Bilbao. "Como cada cubierta tiene líneas propias, las bolsas son prácticamente exclusivas en su diseño", señala Alfredo Álvarez, que se encarga de las labores comerciales y de gestión de Skuibo.


Desde mayo de 2014 se pueden comprar sus creaciones a través de su página web www.skuibo.com y en tiendas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Zaragoza. Su intención es producir colecciones anuales limitadas, manteniendo una producción sostenible aprovechando en su máxima medida proveedores y colaboradores locales.


Comoquiera que todo lo vinculado al caucho y los neumáticos está regulado y dirigido al reciclaje, Skuibo se surte de las cámaras de los centros dedicados a la recogida de ruedas y utiliza las de camiones y tractores, donde también devuelven el material sobrante que queda tras confeccionar los bolsos y mochilas para que sean procesados para otros usos

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH