Algunos consellers y altos cargos de la Generalitat no saben apretarse el cinturón como el resto de catalanes

|

Felip Puig

El doble rasero de la crisis queda patente entre algunos de los consellers catalanes analizando sus retribuciones más allá de su sueldo oficial como publica este lunes El Confidencial. Así el titular de Empresa y Empleo, Felip Puig ha cobrado en dietas casi 12.000 euros además de su salario de 103.000 euros.

Dietas que desglosadas tienen que ver con que el conseller Puig ha cobrado por acudir a reuniones de organismos que dependen de su propio departamento, y en este sentido ha cobrado 6.300 euros por asistir a 11 reuniones del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat de Cataluña (CTTI), 4.165 euros por asistir a las reuniones de Avançsa y 1.257,60 euros por asistir a las reuniones del Instituto Catalán de Energía.

Es decir el conseller Puig ejemplifi ca como nadie lo que otros consellers, secretarios del Gobierno o directores generales hacen a pesar de la crisis y la escasez de dinero en las arcas públicas catalanas, cobran dietas por hacer el trabajo para el que los contrataron.

Y para ello no tienen reparo en constituir entes públicos que les sirven para cobrar dietas que se escapan al control oficial de salarios. Este es el caso por ejemplo del CTTI en cuyo consejo participan todos los secretarios generales de los Departamentos de la Generalitat, cobrando cada uno más de 6.000 euros anuales en concepto de dietas.

En el CTTI están presentes, el secretario general de Presidencia, Jordi Vilajoana; el secretario general de Economía, Albert Carreras; el secretario general de Gobernación, Lluís Bertran; el secretario del Gobierno, Jordi Baiget; el secretario general de Justicia, Enric Colet; la secretaria general de Agricultura, Bibiana Domingo; la secretaria general de Salud, Roser Fernández; el secretario general de Interior, Josep Martínez; la secretaria general de Enseñanza, Maria Jesús Mier; la secretaria general de Cultura, Pilar Pifarré; la secretaria general de Bienestar Social, Maria Dolors Rusinés, el secretario general de Territorio, Pau Villòria e incluso el presidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Brauli Duart, cuyo salario oficial sobrepasa el de un conseller.
Otro llamativo caso es el de Maite Masià recientemente nombrada segunda responsable de la Oficina Antifraude de Cataluña ( OAC) que mientras fue presidenta del Instituto Catalán de Energía (Icaen) y cobró 250 euros por asistir a reuniones del consejo de administración de este organismo.

Y en el organo de Infraestructures de la Generalitat, que unifica la obra pública catalana, también figuran los principales cargos de las distintas consejerías, ya que cada reunión y se celebran 12 año les reporta 627,45 euros. Los que supone a cada asistente más de 7.500 euros adicionales al año.

Incluso el secretario de Universidades, Antoni Castellà con un salario que roza los 90.000 euros anuales, cobra prácticamente 6.000 euros por asistir a la junta de gobierno de un organismo , el ICIF, de su propia consejería, a los que hay que sumar más de 2.000 euros por ser vocal de la sociedad pública Instruments Financers per a Empreses Innovadores SL (IFEM).
Mientras que el consejero delegado del ICF, Josep Ramon Sanromà, cobra 360 euros por cada reunión de IFEM, casi 3.000 euros extras por ser presidente de la Comisión de Financiación Agroalimentaria, más de 4.000 en dietas por asistir al consejo de Avançsa, entre otras

El ACA está en quiebra pero sus reuniones se pagan a 551,22 euros cada una

En la Agencia Catalana del Agua (ACA), las reuniones se pagan a 551,72 euros a pesar de que esta empresa pública está prácticamente en bancarrota. Aunque eso no impidió que se pagaran dietas de 4.500 euros durante este año por cada consejero.

Josep Pinyol, gerente de la entidad, renunció, sin embargo, a cobrar dietas. También Pau Villòria, secretario general de Territorio, y Damià Calvet, director general del Instituto Catalán del Suelo (Incasol,) renunciaron a las dietas de este organismo.Pau Villòria renunció a dietas en las empresas públicas Agencia Catalana del Agua, Vivienda, Autoridad Metropolitana del Transporte (ATM) y Agencia de Residuos aunque se quedó con algo más de 4.000 euros de Ifercat y algo más de 2.000 del Incasol.

Casos curiosos son el de Bibiana Domingo, secretaria general de Agricultura, que cobra dietas por asistir a consejos de administración de organismos públicos como CTTI (573 euros por reunión), Infraestructures (627 euros por reunión), Comisión de Financiación Agroalimentaria (379 euros por reunión), Forestal Catalana (116 euros por reunión) o Promotora de Exportacions Catalanes (162 euros por reunión). Además de sus 87.000 euros de salario Domingo llega a casi los 20.000 euros por asistir a reuniones, con lo que sobrepasaría el salario del propio conseller .

La secretaria general de Salud, Roser Fernández, cobra también más de 4.000 euros en dietas como vocal de la comisión ejecutiva del Instituto Catalán de la Salud más los 6.000 euros por formar parte del consejo del CTTI.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH