Montilla cree que un trato diferencial a Catalunya no vulneraría la Constitución porque ya es asimétrica

|

Montilla

El portavoz de Entesa pel Progrés de Catalunya en el Senado y expresidente de la Generalitat, José Montilla, ha asegurado que la Constitución Española "ya es asimétrica" porque reconoce un régimen común y especificidades como la vasca y la navarra. "No estaremos vulnerando nada por añadir algunos elementos más de asimetría respecto a un hecho diferencial clarísimo como es Catalunya"

En una entrevista concedida a Europa Press, el dirigente catalán defiende que se aborde una reforma constitucional que incluya alguna especificidad para Catalunya porque "una gran parte de la sociedad catalana está descontenta" con la situación actual. El portavoz socialista señala que "los independentistas menos coyunturales" seguirán siéndolo pese a una reforma, que no iría dirigida por tanto a tratar de contentarles a ellos, según él.

El objetivo es otra "parte importante" de la sociedad catalana que "vería España no como una cosa antipática, sino como un instrumento y marco en el que es posible forjar un proyecto común". "De eso se trata también, de seducir", añade. Montilla advierte de que la Constitución "ya es asimétrica" y no se vulneraría su letra "por añadir algunos elementos más de asimetría".

"Si quisiéramos simetría habría que decir a vascos y navarros que se acabó la hacienda foral y a los canarios, que a pagar IVA como todo el mundo. Y a los que tienen derecho civil propio, que se lo vamos a quitar. La asimetría existe, hay quien dice que eso es desigualdad. ¿En qué?", añade.

Ha expuesto que existe un problema territorial en España como lo hay económico, pero que ante el segundo el Gobierno central ha trazado un plan y ante el primero, no, porque niega que exista. "Este es un problema de España, no de cuatro catalanes, es un problema de una dimensión brutal. En el tema territorial, el Gobierno no sabe, no contesta, y tiene la obligación de hacer propuestas", defiende. "Los problemas políticos se solucionan dialogando, negociando y pactando y es lo que se acabará haciendo", afirma.

En la situación actual catalana, José Montilla admite que hay responsabilidades "repartidas" y no niega la suya propia, pero en la solución, es el Gobierno el que debe tener la iniciativa, a su juicio. Rechaza así la exigencia al PSOE de que concrete qué reforma constitucional quiere, porque es obligación del Ejecutivo ser el primero en afrontar este asunto: "¿No le preocupa, aunque diga que solo sean un tercio, que dos millones de personas fueron a votar la independencia?".

El portavoz catalán rechaza la negativa del Gobierno central a estudiar ninguna reforma constitucional pero también que otras medidas que "han ayudado al independentismo", como no reformar el sistema de financiación, aprobar leyes "recentralizadoras y poco amistosas, no sólo con Catalunya" y mantener inversiones para su comunidad "muy por debajo de la media". "No es forma de congraciarse", apunta. Entre otros argumentos, Montilla defiende que una reforma constitucional no debilita al Estado. "Ese es el error. Igual es la no reforma la que puede acabar debilitando el Estado, que acabe cuestionado por múltiples frentes. Cuando ha pasado eso en la historia, se han producido derrumbes. Aprendamos de la historia", asegura.

En su opinión, la sociedad española de 1978 y la de 2014 presentan muchas diferencias y la Constitución se debe "adaptar al paso del tiempo y a las necesidades de la sociedad". "Las constituciones que no se quisieron reformar, acabaron siendo sustituidas por otras. Eso no es bueno. Hay cosas que si no se reforman, se las lleva una ventolera", agrega.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH