MALAS EXPERIENCIAS

Andrés Madrid

andres madrid

Un tal Rodríguez, Consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, está empeñado en meter las zarpas en la gestión de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Tendrá el buen hombre algún cuñado, primo o cliente que espere nombramiento para entrar, como decía el Tenorio, "a saco en Gante el palacio episcopal".

Un tal Rodríguez, Consejero de Turismo de la Junta de Andalucía, está empeñado en meter las zarpas en la gestión de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Tendrá el buen hombre algún cuñado, primo o cliente que espere nombramiento para entrar, como decía el Tenorio, "a saco en Gante el palacio episcopal".

Ya tenemos, hasta la hinchazón del escroto, como es la experiencia de dejar en manos de políticos la gestión de cualquier cosa por simple que sea; ahí están las cajas de ahorro para tenernos como gato escaldado a la hora de que consentir que estos próceres metan mano en cualquier tipo de cosa que funcione.

Varias generaciones de españoles pagarán con sus impuestos las artimañas de tanto Alí Babá que al grito de ¡Ábrete sésamo! tomaron como propias instituciones que funcionaban de modo ejemplar.

En su tumba anda revuelto el Padre Piquer, fundador de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, viendo lo que se ha hecho con su noble legado y, de no poner freno a las ambiciones del tal Rodríguez, dentro de poco tiempo habremos los hispanos de arrimar algunos millones para remediar los desastres que se produzcan en el monumento.

Los cordobeses deben evitar este desmán si no quieren ver la joya de su ciudad saqueada, arruinada y perdida para siempre.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH