Los franciscanos, con graves problemas económicos por malversación

|

Título de la imagen

El ministro general de la Orden de Frailes Menores -los franciscanos-, el norteamericano Michael Anthony Perry, ha dirigido una carta a todos sus miembros para "sacar a la luz una situación grave en la que se encuentra la Curia general". Según Perry, la cuestión se refiere a la estabilidad financiera de los franciscanos y a su patrimonio, que se encuentran seriamente amenazados y podrían llevar a la orden a la bancarrota.

El pasado mes de septiembre, el Definitorio general (órgano de gobierno) abrió una investigación interna sobre las actividades financieras realizadas por la Oficina del Ecónomo general. Las pesquisas se centran en el periodo desde el 2003, cuando accedió al frente de la orden el ourensano José Rodríguez Carballo, que en el 2013 fue nombrado por el papa secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. De la investigación han surgido ya algunos "elementos importantes", según Perry. En primer lugar, relata, "la Curia general se encuentra en una situación de grave dificultad financiera, con una gran cantidad de deudas". En segundo lugar, se ha encontrado que los sistemas de vigilancia y de control financiero de la gestión del patrimonio de la orden "eran o demasiado débiles o poco libres, con la inevitable consecuencia de su falta de eficacia con respecto a la preservación de una administración responsable y transparente".

El ministro general de los franciscanos asegura que ya han tomado las medidas adecuadas para hacer frente a estas "fragilidades". Pero alerta de que ha habido "una serie de transacciones financieras dudosas, lideradas por hermanos a los que les había sido confiado el cuidado del patrimonio de la Orden, sin el pleno conocimiento y consentimiento del anterior y del actual Definitorio general". El alcance y la importancia de estas transacciones han puesto en grave peligro la estabilidad financiera de los franciscanos. Perry explica que estas operaciones dudosas involucran a diferentes personas que no son franciscanos, pero que parecen haber jugado un papel central en el asunto. Por este motivo, el Definitorio general decidió por unanimidad solicitar la intervención de las autoridades civiles.

Perry no da detalles sobre las operaciones que han llevado a la orden a esta delicada situación, pero la prensa italiana ya ha aireado varios casos de supuesta malversación. El diario Corriere della Sera informó que un ex tesorero, el hermano italiano Giancarlo Lati, perdió dinero después de comprar un orfanato cerca de San Pedro y convertirlo en un hotel manejado por los franciscanos. Al parecer la remodelación del establecimiento, bautizado como Il Cantico, fue realizada a todo lujo, muy lejos por tanto de los preceptos de San Francisco de Asís. El periódico La Stampa, por su parte, aseguró que las autoridades suizas congelaron «decenas de millones de euros» en cuentas bancarias controladas por los franciscanos, porque invirtieron en empresas bajo investigación por negocios ilícitos, incluyendo drogas y armamento. También la revista Panorama suscribe esta tesis.

Estas revelaciones suceden después de que el actual pontífice -quien eligió su nombre en honor a Francisco de Asís- diera orden de limpiar las finanzas vaticanas y reformar su burocracia. Precisamente, Perry esgrime en su misiva "el ejemplo ofrecido por el papa Francisco en su llamada a la verdad y a la transparencia en las actividades financieras tanto en la Iglesia como en las sociedades humanas".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH