Se ha triplicado la atención psicológica a los niños por el empobrecimiento de las familias

|

Se ha triplicado la atención psicológica a los niños por el empobrecimiento de las familias

Cáritas ha presentado los datos de su acción social de 2014 que pone de manifiesto que se ha triplicado la atención psicológica educativa a los menores atendido por la institución , debido a la situación de empobrecimiento y al sufrimiento de las familias.

El acto ha estado presidido por el cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de Cáritas Diocesana de Barcelona, Mons. Lluís Martínez Sistach, y por el delegado episcopal, Mn. Salvador Bacardit. El Cardenal ha puesto de manifiesto que "la pobreza afecta de pleno a los niños y a las niñas: "Más de la mitad de los hogares que hemos atendido el 2014 desde Cáritas Diocesana de Barcelona (un 52%, 5.600, en total) tienen hijos e hijas menores de edad". Desde la institución constatamos que, actualmente, el número de niños y adolescentes a los que acompañamos ha crecido un 24% en relación al 2009. Una de cada 3 personas (6.700) atendidas son menores de 18 años.


Cáritas quiere poner de manifiesto que las situaciones de precariedad que viven los y las menores son consecuencia del empobrecimiento de las familias. Salvador Busquets, director de Cáritas Diocesana de Barcelona, ha desgranado esta realidad: "Una parte significativa de las que tienen hijos e hijas, un 34%, ya no cuentan con ningún tipo de ingreso; el 24%, dependen, únicamente, de prestaciones públicas y para el 13%, la economía informal es la única salida". En relación a la labor de Cáritas Diocesana de Barcelona en el ámbito de la infancia, Mercè Darnell, responsable de Programas y Servicios, ha destacado que "el objetivo de actuar es acompañar y acoger a los niños, a las niñas y a las familias para quererlos, para que ellos también querer a sus hijos". En este sentido, Darnell ha puesto de manifiesto la tarea de acompañar a todas estas familias y ha puesto de manifiesto la prioridad que se está dando a la atención de los niños y las niñas: "Hemos triplicado la atención psicológica y el apoyo educativo a los hijos e hijas de las familias que están sufriendo la crisis. Los niños y las niñas son como esponjas; ven llantos, sufrimiento, discusiones... No entienden qué pasa pero sí notan que las cosas no van bien".


La vivienda y el trabajo, puertas a la exclusión


Tener una vivienda en condiciones precarias, no poder acceder a ella por no disponer de suficientes recursos, perder el trabajo o, a pesar de tenerlo, no llegar a final de mes son algunos de los motivos por los que las personas se rompen, acaban excluidas de la sociedad y tienen que recurrir a las entidades sociales para que les cubran lo básico para vivir. Así, a desde Cáritas constatamos que cada vez más las personas tienen que vivir acogidas en casas de familiares o amigos. Por otro lado, también vivimos en nuestro día a día que las familias siguen teniendo dificultades para pagar la hipoteca o el alquiler. En este sentido, desde que entró en funcionamiento el Servicio de Mediación en Vivienda, en septiembre del 2011, hemos atendido 2.500 hogares con este tipo de situaciones.

Y es que la vivienda es uno de los detonantes de las situaciones de exclusión: de los 2,2, millones de euros que CDB ha destinado este 2014 a ayudar económicamente a las familias, un 58% han ido a para a paliar las dificultades a la hora de hacer frente a gastos relacionadas con la vivienda. Es importante destacar que las familias viven en condiciones más precarias cada vez más al no poder hacer frente a las facturas de los suministros: se han multiplicado por 8 los hogares a los que hemos tenido que ayudarles para que las puedan pagar y por 13 el dinero que hemos destinado (85.429 euros). En referencia a las condiciones indignas en las que las personas viven, el director de CDB ha explicado que "ahora, lo más habitual es atender personas con problemas de alquiler, hecho que tiene como consecuencia otra realidad: la de las personas propietarias de estos pisos que contaban con estas rentas para complementar sus pensiones y que ahora ya no pueden disponer de este dinero debido a la situación de sus arrendatarios". La falta de trabajo es otro factor de exclusión: el 74% de las personas a las que acompañamos y que están en edad de trabajar están en el paro. Así, este 2014 y en relación al 2009, hemos doblado el dinero entregado directamente a las familias por la compra de alimentos.


Todas estas situaciones exponen cada vez más a las personas a vivir situaciones de vulnerabilidad, teniendo que recurrir a la acogida y al acompañamiento de Cáritas para garantizarse lo básico para vivir.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH