DESPACHOS Y DESPECHOS DE ABOGADOS

Ramiro Grau Morancho
Abogado y escritor

Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

Tengo un despacho de abogado. ¿O realmente es un despecho jurídico?? Obviamente no es lo mismo.

Tengo un despacho de abogado. ¿O realmente es un despecho jurídico?? Obviamente no es lo mismo.

En España hay muchos despachos de abogados, demasiados, en mi opinión, pero también muchos despechos jurídicos, dónde habitan ex jueces y fiscales, que por diversas causas han sido apartados o han dejado sus profesiones. Yo mismo soy uno de esos casos, si es que a un fiscal sustituto se le puede considerar un profesional de la fiscalía, que creo que sí, al menos cuándo se ha estado trabajando más de una década.

Junto a los despachos de abogados, de a pie, que van al juzgado, asisten a las declaraciones de sus clientes, celebran juicios, formulan recursos, y en petit comité critican a los jueces y fiscales, sus adversarios "naturales", existen algunos abogados que no pisan nunca un juzgado, ni nadie sabe a que se dedican realmente, pues no van a vistas ni se les ve por el foro. Y estos son los que realmente ganan dinero, como ya decía en su día Vizcaíno Casas, ese gran autor tan ignorado por ser de derechas...

A este tipo de abogados, que más que un despacho tienen un despecho, sea jurídico o político, normalmente más político que otra cosa, es a los que vemos un día si y otro también por las televisiones, públicas y privadas, pontificando sobre lo divino y lo humano, que la ignorancia es muy atrevida.

No quiero señalar, pero podríamos incluir en esta tipología a personajes ?más bien personajillos- como Garzón, o al padre de la patria ?no sabemos si la española o la catalana-, Roca, cuyo despacho o despecho es tan curioso que ni siquiera es capaz de consignar debidamente la calderilla de la que se ha beneficiado Cristina de Borbón y Grecia. Y digo calderilla no porque crea que casi seiscientos mil euros sean moco de pavo, sino porque me parece que es muy superior, en varios millones más, la cantidad de la que ha resultado beneficiaria.

¿Realmente un abogado de influencias, de amistades, de relaciones, de contactos, aporta un plus de capacidad jurídica a un abogado normal y corriente? Lo dudo. Es posible que pueda conseguir ser recibido con mayor celeridad, e incluso atendido con más esmero por el personal judicial, pero a Dios gracias tenemos un gran número de jueces, más bien todos o casi todos, que no se dejan intimidad, y cumplen correcta y adecuadamente con sus funciones, constitucionalmente establecidas.

Cuestión distinta es la fiscalía, o incluso la abogacía del estado, siempre proclives a servir a los señores del poder, como estamos viendo tristemente estos días, con el caso de la señora anteriormente citada.

¿Son necesarios los despechos jurídicos?? Posiblemente son un mal necesario, como forma de dar acomodo social a personas rebotadas de sus respectivas profesiones, o fracasadas en la política (Roca, con una inversión de miles de millones de las antiguas pesetas, fue incapaz de obtener ni un solo escaño en la operación reformista), aunque alguno de ellos como Garzón, confío y espero que se quede en Argentina y no vuelva. Y de verdad que lo siento, pues quiero mucho a los argentinos, pero si tengo que elegir entre los españoles y los argentinos, obviamente prefiero a los españoles. Lo siento por ellos, pero con su pan se lo coman?

Resumiendo y concretando: los despechos jurídicos son un mal necesario. No hacen daño a nadie, salvo a sus clientes, a los que cobran a precio de oro servicios que otros realizamos por honorarios mucho más ajustados al mercado. Pero ya se sabe que no todo el mundo puede codearse con Garzón o con Roca...

Ramiro Grau Morancho
Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

1 Comentarios

1

Tiene usted mucha razón en lo que dice. Esos grandes despachos en realidad se dedican a timar a sus ingenuos clientes, pues el primer día te atiende el titular del despacho, en un gigantesco despacho, para dar cuenta de su importancia, pero luego el asunto le toca al último pasante que ha entrado en el bufete. ¡Pero eso sí, te cobran a precio de oro!

escrito por Antonio 19/mar/17    11:38

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH