La oca y el juego de la conferencia

Joan Ferran

Esto de las conferencias políticas se ha puesto tan de moda como los 'selfies'. Hace un par de días le tocó el turno a Joan Herrera. El dirigente de IC no podía ser menos que el resto de los dirigentes políticos, también optó por practicar el cansino juego de la oca-conferencia.

Esto de las conferencias políticas se ha puesto tan de moda como los 'selfies'. Hace un par de días le tocó el turno a Joan Herrera. El dirigente de IC no podía ser menos que el resto de los dirigentes políticos, también optó por practicar el cansino juego de la oca-conferencia. Sí, fíjense, en el Fórum inició la partida Artur Mas rodeado de hombres encorbatados y señoras predispuestas al halago. Allí el presidente de la Generalitat agitó los dados cuidándose mucho en no caer en la casilla 52 (la Cárcel) ni en la 31 (el Pozo). Ya se sabe, las querellas son peligrosas y las carga el PP. Siguió la partida oca-conferencia Oriol Junqueras intentando subir a las casillas 6 y 12 (el Puente) para no verse arrastrado por la corriente unificada que propugna el mandamás convergente. En el Museo Marítimo, en plena partida, emergió Miquel Iceta huyendo de la casilla 42 (el Laberinto) en la que intentaban extraviarlo unos cuantos egos díscolos sedientos de protagonismo? Y, por fin, le llegó el turno al bueno de Joan Herrera instalado en la casilla 19 (la Posada 'Vivo sin vivir en mí') proponiendo un póker de referéndums y expulsando de las izquierdas a los sociatas...

¡Qué agobio! Todos ellos dándole al cubilete con la cantinela 'de oca a oca y tiro porque me toca' deseando ganar la partida y no caer en la calavera. Afortunadamente Don Mariano no juega, le va más eso del plasma y el mitin entre correligionarios y Duran optó, hace tiempo, por homilías semanales publicadas en su blog.

Ya lo saben ustedes. Si quieren seguir la moda imperante en el país monte una conferencia abierta, inviten a sus adversarios políticos y ubíquenlos en primera fila, rellenen el patio de butacas con cuatro activistas sociales o culturales. Algún hombre de negocios tampoco queda mal. Inviten a la prensa subvencionada -o no- y ya está. Con un poco de suerte y sin soltar inconveniencias conseguirán que algunos tertulianos de la tele y radio oficiales les traten bien.

Hay quien dice que el juego de la oca es florentino, de la época de los Médici. Otros, en cambio, lo ubican en el asedio de Troya. Ustedes eligen.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH