Mas-Colell apela para obtener los 2.500 millones necesarios para cuadrar las cuentas del 2015

|

El Govern gestionará los terrenos para BCN World mientras se concretan inversores

El conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, ha defendido este miércoles al Parlamento su proyecto de presupuestos para el 2015, aunque ha lamentado que están demasiado condicionados por las decisiones del gobierno español. "Son unos presupuestos frutos de un situación anómala", aseguró, ya que, "mientras la situación económica se recupera, los impuestos que pagan los ciudadanos aumentan, esto no se ve reflejado en la fiscalidad de la Generalidad, que vive desconectada de sus bases fiscales naturales ".

Según recoge el diario Ara sobre el debate que se realiza en el Parlament de Catalunya, Mas-Colell ha asegurado que "no son los presupuestos que nos gustaría, que correspondería en una situación en que tuviéramos el pleno control de nuestras bases fiscales". También ha denunciado el reparto del techo de déficit que ha hecho el gobierno español -el cual la Generalitat ha recurrido a la justicia ordinaria al considerar que incumple la ley de estabilidad presupuestaria- y la política fiscal del Estado. De hecho, Mas-Colell ha incluido por primera vez en el proyecto de presupuestos un cálculo global de lo que pagan y lo que reciben los catalanes, cuantificando así el déficit fiscal del conjunto de las administraciones catalanas. Por este motivo, el conseller ha defendido que la Generalitat tiene derecho a reivindicar los 2.500 millones que faltan en las cuentas para cuadrar el déficit de 2015. "Podemos reclamar estos 2.500 millones con la cara bien alta, son ingresos que Cataluña produce y con el que contribuye en el que España se endeude con cosas que no nos interesan ", ha aseverado, y ha reconocido que estos son unos" presupuestos con un contenido político muy alto ". "Pagamos todo lo que pedimos, podemos pedir con la cabeza bien alta lo nuestro", ha insistido.

Mas-Colell ha subrayado que sus cuentas "mantienen el compromiso de no reducir el gasto no financiero, que crece por la restitución de todas las pagas de los empleados públicos y del 100% de la jornada laboral de los interinos, y mantiene la priorización del gasto social, que se sitúa en el 71,2% ". En este punto, ha querido dejar claro que "Cataluña está comprometida con el ajuste del déficit", pero reiteró que este ajuste recae principalmente sobre las comunidades autónomas incluso por encima de lo que ha recomendado a Unión Europea. El consejero ha dicho que desde 2011 se han hecho cuatro planes de ajuste. Las comunidades han hecho 56% del ajuste, mientras que el Estado sólo el 15%, dijo el consejero, para quien la Generalitat ha hecho un esfuerzo 10 veces superior a lo que ha hecho el Estado.

Más recaudación pero menos ingresos

Mas-Colell ha reclamado una revisión de los anticipos del Estado a la Generalitat, porque mientras la recaudación aumenta un 15% gracias a la mejora de la economía, el que recibe la Generalitat continúa disminuyendo en un 10%. Ha dicho que este hecho condiciona la elaboración de los presupuestos. "El ajuste del gasto ya no puede ir más allá", subrayó. Por ello, con un gasto de 22.400 millones, los ingresos ascienden a 19.881 millones. Faltan 2.500 millones, que, según el conseller, sólo se pueden conseguir reclamando la deuda histórica y otras deudas justificados en el Estado, porque no pueden crecer por la vía de los impuestos, a los que muchas veces el Estado pone trabas judiciales en su afán recentralización, como ocurrió con el euro por receta. Además, ha reconocido Mas-Colell, en este presupuestos no se han querido incluir ingresos extraordinarios por venta de patrimonio y privatizaciones, aunque se continuará trabajando.

El conseller también ha reclamado una relajación del objetivo de déficit, fijado en el 0,7% del PIB, porque es "injusto, arbitrario y desproporcionado" y contra la Ley de Estabilidad, y así lo ha planteado el Gobierno en un recurso contencioso contra el Estado. Igualmente, ha criticado que se haya reducido más de un 50% respecto a 2010 las transferencias del gobierno español para gastos finalistas, unas partidas que incluyen los pagos de la ley de dependencia, por ejemplo. "El gobierno español sigue practicando la centrifugación de su déficit con esta y otros gastos", espetó.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH