Breves reflexiones desde la izquierda, un testamento precioso

Teresa Llorens Carbonell

Era el 3 de septiembre de 2010, el Avel·lí Serrano apenas ese día hacía 48 años, y recuerdo perfectamente la escena en la consulta del neumólogo en Sant Camil dándole el fatídico diagnóstico, cáncer.

Era el 3 de septiembre de 2010, el Avel·lí Serrano apenas ese día hacía 48 años, y recuerdo perfectamente la escena en la consulta del neumólogo en Sant Camil dándole el fatídico diagnóstico, cáncer. Esa enfermedad que nadie se atreve a decir por su nombre, porque aunque desgraciadamente se asocia demasiado directamente con la muerte. Aquellos fueron días muy duros, de abatimiento, desasosiego, con la sensación de no poder hacer frente a la enfermedad, pero poco a poco la realidad se impuso y sólo había un camino, luchar.

En estas primeras semanas de tratamiento para el cáncer, el Avel·lí, aunque intentaba hacer "una vida normal", era consciente de la gravedad de su enfermedad y de las posibilidades de no salir, por eso necesitaba buscar una modo de trascender, que a pesar de que en algún momento él no estuviera quedara su pensamiento, sus reflexiones, sus ideas, sus conocimientos, sus vivencias, experiencias ... Quería contribuir a construir un proyecto sólido, con ideas, con valores desde la izquierda, desde donde él siempre había trabajado; era un hombre de izquierdas. Pero lo que tenía más valor para él era que quedara como un legado para sus hijas. Quería que Clara y Abril, a pesar del poco tiempo que habían podido convivir con su padre, supieran lo que pensaba, lo que deseaba, lo que defendía y por lo que siempre había luchado, por una sociedad más igualitaria y más justa.

Así es como nació el proyecto de los Breves como un barco de flotación, una terapia, una forma de Desfire la enfermedad, la muerte, una manera valiente decir: sé que todo se puede acabar, pero a pesar de todo aquí estoy y mientras pueda "esto no me tumbará ". Algunos hombres y mujeres pensamos que esto tenía que llegar a más gente y así es como con una red informal distribuíamos estas Breves reflexiones que el Avel·lí escribía cada día y que salían, puntualmente, cada mañana. Aquellos que los recibían agradecían encontrarlos cuando a primera hora de la mañana abrían el ordenador, era como el primer bocado antes de empezar a trabajar. Con el tiempo he descubierto, y esto seguro que le gustaría saberlo al Avel·lí, que había coleccionistas de Breves. La gente los recibía, los leía, los guardaba y volvía a releer. Estos Breves hablaban de política, de sanidad, de educación, de hechos cotidianos, de vivencias personales... pero todos tenían como objetivo ser un instrumento de reflexión, de crítica, una herramienta transformadora, hacer política con mayúsculas. Fueron como un soplo de aire fresco y de optimismo ante una enfermedad tan grave. Desafortunadamente, el cáncer avanzaba y aunque cada diagnosis mala era un golpe mortal, esto no lo hacía desistir en su trabajo, al contrario, aunque lo hacía ser más terco en esta tarea de contribuir al pensamiento de la izquierda. Fue así hasta el 18 de diciembre de 2013 en que la vida, definitivamente, se hizo silencio para el Avel·lí.

En definitiva, como dice Antonio Dalmau en la coda del Libro Breves reflexiones desde la izquierda, el Avel·lí necesitaba "mirar el mundo más de cerca cada mañana y convertirlo finalmente en unos Breves apasionados, lúcidos, ricos de experiencias y lecturas, duros en el fondo cada vez que conviene pero amables en la forma y el tono, (...) deja una crónica fiel y un testamento personal que habla poco de la muerte y el miedo ante el vacío y que denuncia (...) el mundo desigual que nos ha tocado vivir, los errores de algunos gobernantes (...), y el olvido y el desprecio de los poderes hacia los débiles. Y a continuación sin respiro señala lo que habría que hacer para tratar de enderezar las cosas. (...) Un testamento precioso".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH