Posada llama a evitar un uso "partidista" de la Constitución y a ser "prudente" sobre una futura reforma

|

Posada llama a evitar un uso "partidista" de la Constitución y a ser "prudente" sobre una futura reforma

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha llamado este sábado a evitar cualquier uso "partidista", "interesado" y "oportunista" de la Constitución de 1978 y a ser "prudente" sobre su hipotética reforma. 

Consulta aquí el discurso completo

"La dinámica social exige adaptarse de forma permanente, pero la Constitución debe tender a ser un marco de coincidencias, no de discrepancias, y debe ser de todos y para todos", ha enfatizado.

Posada ha pronunciado estas palabras durante su intervención con motivo de la celebración en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo del trigésimo sexto aniversario de la Carta Magna, un discurso que ha comenzado recordando al ya fallecido primer presidente de la Democracia, Adolfo Suárez, "sin cuyo liderazgo político, visión de futuro y empeño personal" por la concordia entre todos los españoles "no habría sido posible"la Constitución que hoy cumple 36 años.

Tampoco ha pasado por alto las referencias que, en pro de la convivencia, el Rey don Felipe realizó durante su discurso de proclamación, cuando llamó a rendir agradecimiento "a una generación de ciudadanos que abrió camino a la Democracia, al entendimiento entre españoles y a la convivencia en libertad" por haber sido capaz de construir "los cimientos de un edificio político que logró superar diferencias que parecían insalvables, conseguir la reconciliación de los españoles, reconocer a España en su pluralidad y recuperar para nuestra Nación su lugar en el mundo".


Posada se ha mostrado convencido de que "muchos" españoles no sólo se identifican con lo que representa la Constitución de 1978, sino que además saben que este marco constitucional ha sido "el motor del mayor de los éxitos colectivos de la Historia de España" y el que ha hecho posible que el país conozca un periodo de estabilidad, prosperidad y libertad "sin precedentes".

Eso sí, ha remarcado, tal y como ya advirtió el monarca, la necesidad de "mirar hacia el futuro" y de "mejorar" el legado recibido para afrontar los nuevos retos que plantea el actual momento político, entre los que ha citado la "profunda" crisis de confianza de los ciudadanos en la instituciones políticas y la corrupción, dos problemas que, a su juicio, sólo se podrán solucionar con "el trabajo conjunto de todas las formaciones políticas" y con la participación de la sociedad civil, los medios de comunicación y el mundo académico.

EL PARLAMENTO NO ESTÁ EN CRISIS

"Si todos compartimos que la Democracia Parlamentaria es el mejor sistema político y el más idóneo para asegurar la participación de todos los ciudadanos en la adopción de decisiones, debemos propiciar un debate abierto, sin plazos fijos ni posturas cerradas, pero siempre orientado al interés general", ha dicho Posada, dejando claro que, "lejos de lo que algunos pretenden, el Parlamento no está en crisis".

Ahora bien, sí ha subrayado la necesidad de que las Cortes se adapten a las nuevas demandas de la sociedad y busquen nuevas fórmulas de debate interno y participación social, abriendo cauces para "acercar" a los ciudadanos a sus representantes. "El Parlamento del siglo XXI tiene que estar preparado para asumir su responsabilidad a la hora de aprobar leyes y de ejercer su labor de control para contribuir a la gobernabilidad del Estado y a servir a los ciudadanos con el orgullo de haber sido elegidos para una tarea noble que se llama política", ha remachado.

Dicho esto, ha lanzando un mensaje a aquellas voces que piden una reforma de la Constitución, a las que ha advertido de que aunque el ordenamiento jurídico "no se debe petrificar" y la dinámica social exige adaptarse "de forma permanente", la Constitución debe ser "de todos y para todos" y ha de tender a ser "un marco de coincidencias, no de discrepancias". Por ello, ha llamado a evitar cualquier uso "partidista", "interesado" u "oportunista" de la Carta Manga.

En su opinión, ante cualquier pretensión de reforma es "obligado" formular ciertas reflexiones, como respetar los procedimientos, las vías que la propia Constitución establece y saber cuál es el objetivo. "Hay que ser prudente y saber cuál es la finalidad común", ha insistido.

"En 1978, el poder constituyente, que era el conjunto de los ciudadanos que integramos la Nación española, teníamos una finalidad común", ha recordado Posada, antes de subrayar que para que se pueda iniciar un proceso nuevo con garantías suficientes "habrá que seguir trabajando en la búsqueda de consensos, con argumentos nacionales y lejos de prejuicios o dogmatismos".

HAY QUE HABLAR "HASTA LA EXTENUACIÓN"

Durante su alocución, el presidente de la Cámara Baja también ha hecho mención al conflicto catalán. Posada ha recordado que el rechazo que el Congreso dio "por amplia mayoría" a la iniciativa del Parlament que pedía que se delegara en la Generalitat la potestad de convocar referéndum para pedir, a continuación, que se haga "todo lo posible" para lograr que todos los ciudadanos de esa comunidad se encuentren "reconocidos" en España porque, según sus palabras, "no se puede concebir una España sin Cataluña".

En este punto, ha subrayado que el Parlamento, donde están representadas todas las formaciones políticas de Cataluña y del resto de España, es el lugar donde se debe hablar, debatir y escuchar "hasta la extenuación" para llegar a acuerdos y consensos en este sentido.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH