SCC defiende la "convivencia" que emana de la Constitución en un acto con PSC, PP, C's y UPyD

|

SCC defiende la "convivencia" que emana de la Constitución en un acto con PSC, PP, C's y UPyD

Societat Civil Catalana (SCC) ha defendido este jueves los valores de "convivencia y consenso" que emanan de la Constitución vigente, que cumplirá 36 años este sábado, en un acto al que han asistido representantes de PSC, PP, C's y UPyD en el auditorio Axa de Barcelona.

Así lo ha afirmado el presidente de SCC, Josep Ramon Bosch, que ha expuesto que ante un año "excepcional", su entidad se ha movilizado en defensa del constitucionalismo durante este otoño en tres grandes actos: una manifestación por la Diada en Tarragona, una concentración en defensa de la unidad de España el pasado 12 de Octubre en la plaza Catalunya de Barcelona, y el evento de este jueves, bajo el lema 'Convivencia, sí. Consenso, sí'.

"Ponemos en valor el consenso de 1978, que hay que renovar y fortalecer", ha asegurado Bosch, que ha hecho un llamamiento a la clase política a que haya acuerdos en las grandes cuestiones políticas y sociales, en un acto al que han asistido alrededor de 800 personas, según ha informado la organización.

El 'número 2' de SCC, Joaquim Coll, ha emplazado a los políticos asistentes a hacer una "lluvia de ideas" para consagrar la actual Constitución, y tras apreciar que en su opinión es urgente que en Catalunya se deje de hablar de la independencia, ha hecho un llamamiento a reivindicar con orgullo la Carta Magna y sus valores.

El periodista y presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión Manuel Campo Vidal, que ha presentado el acto, ha augurado que muchos le criticarán en Catalunya por haber accedido a hacerlo, y ha puesto en valor que algunos de los asistentes, como él y el expresidente catalán José Montilla, estuviesen muy implicados en el tardofranquismo en la Assemblea de Catalunya y en la lucha por la recuperación de los derechos y las libertades.

EL TURNO DE LOS EXPERTOS

El evento, que ha arrancado con silbidos contra el expresidente Montilla, ha consistido en un coloquio entre distintos expertos en derecho constitucional, que han destacado el papel que ha tenido esta ley para modernizar España y acercarla a las instituciones europeas y a Occidente.

"No me imagino qué hubiese sido de nosotros fuera del euro. La Constitución ha valido la pena", ha afirmado la catedrática de Derecho Constitucional Teresa Freixes, que ha asegurado que es falso el debate entre legitimidad y legalidad que plantearon por el 9N los partidarios del derecho a decidir.

El constitucionalista de la Universidad de Oviedo Ramón Punset ha abogado por un equilibrio entre la rigidez y la flexibilidad para que pueda reformarse, y no sólo en los artículos relativos al modelo territorial, sino para garantizar una mayor transparencia y mecanismos de control.

"La nuestra es una Constitución de consenso. La primera en la historia constitucional española, porque la de la Segunda República fue democrática pero no de consenso, y así acabó", ha agregado Punset.

"Que una Constitución no sea reformada no significa que sea mala en sí misma", ha destacado el constitucionalista Francesc de Carreras, que ha dicho que hasta hace diez años, la máxima ley ha funcionado bien, aunque el sistema vigente está demasiado monopolizado por un rígido sistema de partidos que debería flexibilizarse.

Para la profesora titular de Ciencias Políticas Monterrat Baras, el problema no son los políticos, sino el sistema de partidos "enormemente rígido" y el que lo es más de toda Europa, y ello dificulta la relación entre representantes y representados, algo que se podría mejorar sin reformar la Constitución, impulsando una nueva ley electoral que desbloquee las listas y un nuevo sistema de financiación que permita una captación de recursos privada y más transparente.

Las críticas al 9N también han estado presentes: el catedrático de Derecho Administrativo Manuel Ballbé ha dicho que es una lección que han dado muchos ciudadanos al no haber querido participar en el proceso participativo, donde se demostró que cuatro millones de catalanes no están "adoctrinados".

El 9N "no fue un acto de participación", ha apreciado la catedrática de Ética Victòria Camps, que junto a la escritora Laura Freixas ha defendido que haya una mayor difusión de las lenguas y culturas vasca, gallega y catalana por parte del Estado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH