Catalá insiste en que "no se puede negociar fuera de la Constitución"

|

Las comunidades demandan que se pague con cargo a las tasas judiciales a los abogados del turno de oficio

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha asegurado este martes que, a su juicio, la ley y la política están "unidas indisolublemente" por lo que "ningún gobierno democrático puede negociar ni dialogar al margen de la ley y fuera de la Constitución".

Así lo ha señalado Catalá a los medios de comunicación minutos antes de inaugurar en Valencia la XXIV Reunión de jueces decanos de España, preguntado por a qué o a quién hacia alusión en sus declaraciones de esta mañana al referirse al filósofo nazi Carl Smittch. A este respecto, el titular de Justicia ha recalcado que durante la conferencia de este martes él ha citado la vía del debate académico que es "un debate dentro de la legitimidad democrática" que defendía Rousseau, "entre otros autores", y la legitimidad de las masas de Smittch al que ha definido como "un filósofo y pensador alemán y un catedrático de derecho administrativo y no es ningún nazi", ha subrayado Catalá, quien ha agregado que se trataba de un pensador que "defendía unas tesis".

Según Catalá, él ha puesto de manifiesto su preocupación que, a su juicio, es la preocupación que deben de tener todos los que viven en una España democrática cuando "hay pensamientos y doctrinas en estos momentos que contraponen la legitimidad democrática y la legitimidad de la ley aprobada por el parlamento donde reside la soberanía popular frente a la legitimad de las masas", ha subrayado. En este sentido, ha recalcado que no se ha referido a ningún partido político, pero que es "una realidad" que está hoy en la sociedad española: "Como yo quería hacer una reflexión sobre el momento en el que vive la sociedad española actual, por eso he manifestado mi preocupación porque yo creo firmemente en la legitimidad democrática, en el Estado de derecho y en la fuerza de la ley", ha indicado Català. Por tanto, ha sostenido que la ley y la política "son conceptos que van unidos indisolublemente", por lo que no cree "razonable" volver a ese tipo de dialéctica que "caracterizaron tiempos del siglo pasado pero que creo que hoy en día están muy superadas".

En esta línea, Catalá ha sido inquirido sobre si estas declaraciones suponen cerrar el diálogo con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el ministro ha reiterado que dentro de la ley y de la Constitución "se puede hablar de todo" pero que fuera de ellas, "ningún gobierno democrático puede negociar ni dialogar al margen de la ley".

"GRAVEMENTE ANTIDEMOCRÁTICO"

"Yo creo que eso es gravemente antidemocrático el querer plantear diálogos que no respetan el marco democrático y el marco de la Constitución", ha agregado. Por otra parte, respecto a la hoja de ruta de España sobre el tema catalán, Catalá ha apuntado que es "gobernar" que "significa asumir cotidianamente los problemas de los ciudadanos, los problemas asociados con la economía, la financiación, los servicios públicos, la educación o la sanidad" ya que, según ha recalcado, esos temas son a los que se dedica cada día el gobierno de España. "Esa es la hoja de ruta que toca en este momento, el seguir colaborando para que España siga creciendo. Por tanto, es seguir trabajando por el bienestar de todos los españoles", ha sentenciado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH