El Gobierno defiende el arresto de un seguidor del Barça en Mestalla por ser "violento"

|

El Gobierno defiende el arresto de un seguidor del Barça en Mestalla por ser "violento"

El Gobierno ha defendido en una respuesta parlamentaria escrita a la que ha tenido acceso Europa Press la actuación de la Policía Nacional a la hora detener a un seguidor del Barça Rafel Martin en la pasada final de la Copa del Rey de fútbol disputada en el campo valenciano de Mestalla, donde ha asegurado que fue "violento".

La detención tuvo lugar el 16 de abril en el interior del estadio, donde "la Dirección General de la Policía estableció el correspondiente dispositivo de seguridad cuyo objetivo principal era garantizar la pacífica celebración del citado evento" comienza explicando el Ejecutivo sobre el sucesos, que ocurrió en un partido que enfrentaba al Fútbol Club Barcelona contra el Real Madrid.

"Durante el primer tiempo del partido, agentes del Cuerpo Nacional de Policía observaron que desde el anfiteatro lateral del recinto deportivo, varios aficionados arrojaban objetos al campo de juego. Cuando los funcionarios exhortaron a dichos aficionados para que abandonasen esa actitud, el posteriormente detenido comenzó a insultar e increpar a los agentes actuantes", narra la respuesta.

La actitud violenta comenzó cuando el concernido fue requerido para que se identificase y "reaccionó empujando a los agentes, dando lugar a que otros funcionarios de la Unidad de Intervención Policial actuaran para evitar la huida, oponiéndose violentamente", afirma.

PATADAS Y CABEZAZOS

La respuesta parlamentaria está firmada por el Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y en ella se constata que "la reacción fue de tal agresividad que se requirió la intervención de cuatro agentes para reducirlo e introducirlo en el furgón policial, al mismo tiempo que el detenido continuaba dando patadas y cabezazos durante su conducción".

En referencia a las lesiones de la persona detenida, ésta fue trasladada al Hospital La Fe de Valencia, y el parte facultativo extendido al efecto señala que "el concernido fue asistido por una 'tumefacción ojo derecho y dolor dorsolumbar izquierdo', ninguna otra, y sin que aquél declarase o acusara en momento alguno 'las circunstancias en las que ocurrió la agresión'". El Juzgado de Instrucción competente incoó Diligencias Previas y el joven quedó en libertad con cargos.

El Gobierno destaca que "en el atestado policial instruido se constata como el detenido firmó su acta de información de derechos a las 23:00 horas del 16 de abril de 2014, siendo posteriormente asistido por su letrada a las 4:25 horas del día siguiente, es decir 5 horas y 25 minutos más tarde de su información de derechos".

Asimismo se indica que "durante su detención, el detenido no hizo uso de su derecho a declarar, renunciando a la posibilidad de manifestar, en presencia de su abogada, todos los extremos que tres días más tarde aparecieron publicados en varios periódicos".

NO SOLICITÓ EL 'HABEAS CORPUS'

"Durante su privación de libertad, ni el propio detenido, ni el resto de personas legitimadas, solicitaron en ningún momento la incoación de un procedimiento de 'habeas corpus', lo que le hubiese permitido la inmediata puesta a disposición judicial al ser necesario proceder a la valoración de una supuesta improcedencia de la detención practicada", añade.

Por ello defiende la actuación policial y zanja que "los motivos de la detención no fueron otros que los que aparecen reflejados en el atestado policial (resistencia y desobediencia)".

Esta es la respuesta a una batería de preguntas formuladas por el diputado de ICV, Joan Coscubiela, quien se interesó por el desarrollo de este caso.

Se hace eco de la versión del detenido, según el cual, cuando se disponía a ir al lavabo y llevando una bandera 'estelada' al cuello, se encontró con ocho policías que le bloquearon el paso y lo detuvieron sin motivo aparente mientras le insultaban llamándole "catalán de mierda".

LA VERSIÓN DEL DETENIDO

Según las preguntas de Coscubiela, Rafel Martín explica que "acabó con un golpe en el ojo, le inmovilizaron la cabeza con el pie, estuvo esposado durante cinco horas y fue lanzado al furgón policial cabeza abajo". La pregunta indica que "este ciudadano dispone de un informe médico que acredita que las lesiones que padece fueron fruto de una agresión. Tiene un hematoma en el ojo y golpes en las lumbares".

Por ello, Coscubiela preguntó si ha iniciado el Ministerio alguna investigación interna con respecto a la denuncia presentada por el detenido que habla de ocho agentes implicados. Además cuestionaba al Gobierno si ve "totalmente acertada la actuación de los ocho agentes de la Policía Nacional en relación a la detención del ciudadano Rafel Martín".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH