Dramática pobreza infantil 

Eva Parera

Un país que no tiene cuidado de sus niños y de sus niñas no tiene futuro. Desgraciadamente, la crisis económica y una escasa sensibilidad de los gobiernos españoles en sus políticas de protección a la infancia dejan en España unas cifras escalofriantes: 2.306.000 niños viven bajo el umbral de la pobreza. Así lo ha hecho público la UNICEF en el informe "La infancia en España 2014. El valor social de los niños: hacia un pacto de estado para la infancia", un estudio que recuerda que la dotación presupuestaria en este campo ha caído un 6 , 8% desde 2007 y un 14,6 desde el 2010 al 2013.

Un país que no tiene cuidado de sus niños y de sus niñas no tiene futuro. Desgraciadamente, la crisis económica y una escasa sensibilidad de los gobiernos españoles en sus políticas de protección a la infancia dejan en España unas cifras escalofriantes: 2.306.000 niños viven bajo el umbral de la pobreza. Así lo ha hecho público la UNICEF en el informe "La infancia en España 2014. El valor social de los niños: hacia un pacto de estado para la infancia", un estudio que recuerda que la dotación presupuestaria en este campo ha caído un 6 , 8% desde 2007 y un 14,6 desde el 2010 al 2013.


Entre las causas de la pobreza en España, UNICEF enfatiza que se destina un porcentaje por debajo del europeo en políticas de protección de las familias (el 1, 4 frente al 2,2 del PIB que es la media europea).


Por este motivo, desde CiU hemos reclamado al gobierno del PP verdaderas políticas de apoyo a las familias. Hasta ahora-aparte de buenas palabras y de mucha demagogia-han sido inexistentes. Hay algo más que un plan extraordinario de diecisiete millones de euros como el que propone el Ejecutivo de Rajoy. El gobierno del PP sigue sin abordar políticas reales de transferencia económica y servicios a las familias. No puede ignorarse lo menos no debería hacerlo-que el modelo europeo de apoyo a la familia pasa por transferencias económicas a las que tienen hijos a su cargo que además sirven para generar empleo.


Tampoco ayuda nada la reforma del régimen local que ha aprobado el PP, que expulsa los ayuntamientos de las políticas sociales. Debería ser consciente de que, si no lo corrige, tendrá un grave impacto en la prestación de servicios a las familias y generará a partir de 2016 una situación insostenible para las comunidades que deberán financiar servicios que financiaban los ayuntamientos.


Es evidente que la crisis ha incrementado dramáticamente la pobreza en España y que castiga mucho más la infancia. Hay que poner remedio, y con urgencia. Debemos ser conscientes de que en la pobreza infantil está el germen de una sociedad más pobre y desigual en el futuro. Es, pues, un escenario contra el que hay que luchar con total decisión, incrementar los recursos para las familias y sus hijos para destinarlos a luchar contra la pobreza. Hay que ahorrar también partidas presupuestarias que son perfectamente prescindibles y despertar la sensibilidad para situar la pobreza infantil en los primeros puestos de la agenda política y social.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH