El Córdoba sube a Primera tras un final de partido de escándalo

|

El Córdoba sube a Primera tras un final de partido de escándalo

Tras 42 años de espera, el Córdoba ha conseguido el ascenso a Primera División al lograr el empate (1-1) en tiempo añadido frente a Las Palmas. Lo ha hecho este domingo en un partido con uno de los finales más convulsos de los últimos tiempos.

El responsable del ascenso fue el mexicano Uvi Dávila, y quizá también los aficionados de Las Palmas. El jugador del Córdoba, Raúl Bravo, así lo reconocía: "La invasión del campo y que el juego se detuviera nos benefició para empatar".

Corría el minuto 91 y los canarios se veían en Primera. En el partido de ida habían empatado a cero y el gol anotado por Apoño en el minuto 47 les servía, así que bajaron al campo para celebrarlo antes de tiempo. No habían podido contener su euforia, pero todavía quedaba un minuto y medio más de tiempo añadido y el árbitro detuvo el partido.

La policía parecía desbordada ante la cantidad de aficionados que acababan de invadir el campo y los propios jugadores canarios reprocharon la actitud que estaba teniendo su afición. Tras algunas conversaciones, también con el presidente de Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, se retomó lo que quedaba de partido.

El Córdoba sabía que no podía desaprovechar esa ocasión, y no lo hizo. Pelayo metió un balón al segundo palo que remató Raúl Bravo y que el portero de Las Palmas, Barbosa, consiguió rechazar, pero no retener. Y ahí estaba Uli Dávila, justo para empujar la pelota entre los palos. El Córdoba lograba así el ascenso a Primera. El árbitro, que se fue corriendo escoltado por la policía, decretaba el final del encuentro aunque faltaran 20 segundos. El escándalo no había terminado.

Se vieron peleas en el campo, en la grada y en el exterior del estadio, tanto entre canarios como entre aficiones; lanzamiento de objetos y gente corriendo de arriba para abajo. Mientras, otra parte de la afición canaria despedía avergonzada y entre aplausos a los cordobeses, y silbaban a esos que seguían en el campo saqueando banquillos y robando lo que podían. Mucho más tarde, cuando todo se había calmado, el Córdoba del ex azulgrana Albert Ferrer pudo salir al campo a celebrar el ascenso.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

LO MÁS LEÍDO

logo insolito
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH