120 grupos de francotiradores vigilarán el recorrido de Felipe VI

|

El primer 12 de octubre de Felipe VI como Rey recupera el desfile aéreo con 52 aeronaves españolas y extranjeras

Policías especialistas en la seguridad de los subterráneos, tiradores camuflados en azoteas y balcones, escoltas de paisano o guías caninos para rastrear papeleras y recovecos garantizarán la seguridad durante los actos de proclamación de Felipe VI.

La Dirección General de la Policía ha hecho una puesta en escena de cómo será el dispositivo el día de la proclamación en el Congreso y el Palacio Real. Los agentes no han podido entrar el hemiciclo al carecer de acreditación y han explicado los detalles a las puertas del Congreso. Lo hacía un subinspector de los GEO, según el agente "el grupo especial de operaciones constan de un servicio de seguridad en el que los puestos están en edificios en altura para dar protección en azoteas, fachadas, o cualquier observación y vigilancia de masas o grupos radicales que puedan suponer una amenaza a las autoridades".

El servicio de francotiradores consta de un tirador y un observador con armas especiales y un equipo y material especial con capacidad para localizar cualquier incidente. En total, habrá 120 grupos de francotiradores y observadores apoyados por los servicios de tierra.

Además de los 120 puestos de francotiradores habrá un centenar de agentes dedicados a la protección de las autoridades. Policías del subsuelo han mostrado a los medios cómo vigilarán el alcantarillado para evitar cualquier artefacto explosivo y la disposición de los GEO en las azoteas, además de los guías caninos que rastrearán papeleras y recovecos hasta el último minuto.

Las UIPS vigilarán cualquier posible incidente o concentración espontanea durante el recorrido. A menos de dos días de los actos de coronación, el dispositivo continúa en fase pre-crítica.

El dispositivo de seguridad de la ceremonia de coronación de Felipe VI también pasa por La Red. Dos ministerios, el de Interior y el de Industria, han movilizado a personal experto en seguridad informática para prevenir posibles ciberataques aprovechando este acontecimiento.

Una decena de personas forma este retén especial que vigila la red para prevenir y evitar ciberataques coincidiendo con la coronación. Trabajan bajo mandato de la oficina de coordinación cibernética del Ministerio de Interior que a su vez está en contacto permanente con el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas y con las unidades de investigación de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. En caso de alerta, el equipo se ampliaría en función de las necesidades y movilizaría al CERT, el Centro de respuesta de emergencias informáticas, que sería el primero en responder a la incidencia.

Lo que más preocupa estos días es un posible ataque a los servicios públicos básicos, es decir, una ofensiva contra los sistemas informáticos que regulan los sistemas de transporte, o de los hospitales o los que implican a la Administración y a las altas instituciones del Estado, incluida la propia Casa Real. Miguel Ángel Abad, jefe de servicio de ciberseguridad del Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas, ha explicado a la SER que "la principal preocupación es cualquier incidente que pueda afectar al normal funcionamiento de los servicios esenciales".

Se trata de garantizar la adecuada protección de este tipo de infraestructuras, garantizar que no se aprovecha este acto (por el interés mediático que tiene) para la comisión de hechos delictivos". Este operativo especial finaliza el próximo viernes, un día después de la coronación, aunque estos centros de ciberseguridad seguirán funcionando con su rutina habitual.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH