El penúltimo servicio a Catalunya del Rey

Carmen P. Flores

Carmen P. Flores

La abdicación del Rey ha cogido a todo el mundo por sorpresa, menos a las dos grandes formaciones políticas; PP y PSOE que conocían la noticia fechas antes. Las especulaciones en torno a este acontecimiento histórico han sido para todos los gustos y colores.

La abdicación del Rey ha cogido a todo el mundo por sorpresa, menos a las dos grandes formaciones políticas; PP y PSOE que conocían la noticia fechas antes. Las especulaciones en torno a este acontecimiento histórico han sido para todos los gustos y colores. Los resultados del 25 M han tocado de muerte la hegemonía del bipartidismo. Nada volverá a ser igual. Hay un antes y un después de esa fecha. El monarca español estaba siendo cuestionado por los acontecimientos que ha protagonizado él o miembros de sus familia y que son por todos conocidos. En este país nuestro se pasa del amor al odio y de este al amor exagerado cuando el ídolo ha caído. Somos así y no lo podemos remediar. Está en nuestro ADN. Pero, esa abdicación, para la ciudadanía repentina, no ha estado improvisada ni mucho menos, sino que lleva tiempo cocinándose, y mirando con lupa todos y cada uno de los ingredientes: conflictos en más de uno de los miembros de la casa real, empezando por el monarca y la salud tan deteriorada de éste. Otras casas reales europeas han realizado ya el relevo generacional .El resultado del 25M, que pone fin, de momento, al bipartidismo, lo que confiere un gran interrogante de futuro relativo a los votos suficientes para la posible coronación del heredero. Tercero, la problemática catalana, es decir la convocatoria el 9 de noviembre de un referéndum con trampa, en el que el gobierno de Mariano Rajoy no ha sabido , o no ha querido entrar.


Mientras el gobierno de Mas ha ido alimentado a la ANC que ha crecido como la espuma, pero que en la campaña de las europeas pidió el voto para ERC. Menudo negocio ha hecho CDC. Ha creado un monstruo muy difícil de matar. Y, ¿ahora qué hacer?. La abdicación del Rey ha servido para tapar el "sorprasso" de ERC. Durante un tiempo no se hablará del tema, sino del sucesor a la corona de España. Este acontecimiento hace que se tenga que mirar a la Constitución por varios motivos. Quizás por ello, ¿quien dice que no se puede introducir cambios en la misma y que se busque ubicación a parte de las reclamaciones de Catalunya?. ¿ Lo han acordado los dos grandes partidos y el rey abdicado y el entrante? ¿ Conocía Duran i Lleida parte del contenido del acuerdo?. Cuando se ha decidido la formula y es necesario una votación, Rajoy habló por teléfono con el portavoz de CIU en el Congreso y este le garantizó que CIU votaría a favor de la investidura. Pero le faltó hablarlo antes con el presidente Mas. Cuando le comunicó la respuesta que había dando a Rajoy, el president se enfadó con él y lo desautorizó. Así que, con la habilidad que le caracteriza, sabiendo que el tiempo jugaba en su contra, utilizó su twiter para decir que CIU no votaría a favor. A media mañana CDC sacó una nota de prensa manifestando que hasta que no hablen, esa tarde, el president Mas y Durán i Lleida, no hay postura oficial. Después de la reunión de ambos, la nota decía que no votaría a favor, sino que se abstenía. Gran cabreo para los cocineros del pacto y una situación complicada que no han entendido ni Mas ni su equipo ideológico y que han dejado con la calva al aire a Durani Lleida. ¿Un servicio, el penúltimo, que el Rey ha querido dar al gobierno de Mas y que no ha entendido?.

Carmen P. Flores
Periodista

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH