LOS EMPRESARIOS APLAUDEN AL REY

Manuel Fernando González

Ha sido un acto y un hecho puntual pero tremendamente significativo. Los empresarios reunidos en el Palacio de El Pardo ¡dónde mejor!, para la entrega de un premio a la trayectoria empresarial, se soltaron el pelo por última vez vitoreando al Rey que siempre les ha sabido hacer ganar dinero con sus famosas "intermediaciones" y que , sobre todo, les ha regalado estabilidad institucional durante 39 años, para que ellos pudieran hacer negocios y convertirse, unos cuantos, los más espabilados, en auténticas multinacionales en sus sector.

Ha sido un acto y un hecho puntual pero tremendamente significativo. Los empresarios reunidos en el Palacio de El Pardo ¡dónde mejor!, para la entrega de un premio a la trayectoria empresarial, se soltaron el pelo por última vez vitoreando al Rey que siempre les ha sabido hacer ganar dinero con sus famosas "intermediaciones" y que , sobre todo, les ha regalado estabilidad institucional durante 39 años, para que ellos pudieran hacer negocios y convertirse, unos cuantos, los más espabilados, en auténticas multinacionales en sus sector.


Ahora que se habla tanto de la fortuna del Monarca y se discute sobre Monarquía o República, nuestros padres de la empresa privada lo tienen claro: Con Juan Carlos I se ha vivido mejor. Al menos ellos, los mismos que ahora no saben cómo sacarnos de la crisis si no es bajando los salarios y recortando al máximo los derechos de sus trabajadores en nombre del soniquete de la Troika, que "siempre" es la que presiona al Gobierno con peticiones que provocan el malestar ciudadano, que ¡oh sorpresa!, se ha vuelto contra esa Monarquía y ya contra el binomio partidista que la sustenta como hemos podido comprobar en las últimas elecciones europeas.


Salvando la muy encomiable pero escasa labor empresarial que solo unos pocos saben desarrollar para lograr el bienestar de sus compatriotas, la mayoría de esos grandes empresarios siempre han encontrado en el BOE la piedra filosofal de su existencia o, si lo prefieren, "el Dorado" para sus cuentas de resultados, en las que no caben las flaquezas patronales en los convenios y mucho menos, la creación de empleo.


Los que así proceden no son conscientes de que la historia es terca y siempre se vuelve contra los que pretenden manejarla a su antojo porque, al final, las sociedades cambian, no porque lo diga un Rey u otro, sino porque la mayoría de la gente, trabajadores, parados y pequeños empresarios, así lo deciden, antes o? después.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH