Manos Limpias insiste en que la Infanta debe confirmar la autenticidad de sus firmas en Aizoon

|

Cristina

El sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular en el caso Nóos, ha insistido en la necesidad de que la Infanta Cristina confirme la autenticidad de sus firmas en las actas de Aizoon, después de que el juez José Castro aseverara en un auto de la pasada semana que si la rúbrica de la hija del Rey fue falsificada "deberá ser ella y no terceros quien así lo denuncie, y nos ponga en la pista de quiénes pudieron llevar a cabo tales supuestas falsedades".

En el recurso que la entidad ha interpuesto contra la anterior resolución judicial, la letrada del sindicato considera una prueba "total y absolutamente oportuna" que el instructor del caso Nóos requiera tanto a la Infanta como a su marido, Iñaki Urdangarin, que ratifiquen si son efectivamente suyas las firmas, puesto que ninguno de ellos ha confirmado hasta el momento "la realidad y certeza" de las mismas. "Si bien es cierto que, a través de su silencio, no han negado la autenticidad de las firmas que aparecen como propias (...) no lo es menos que tal silencio puede no resultar suficiente para confirmar o descartar tan importante cuestión, de la que habrán de deducirse consecuencias jurídicas", añade Manos Limpias, recordando de hecho que la Infanta, en su declaración como imputada el pasado 8 de febrero, llegó a afirmar que nunca había actuado como presidenta en determinadas juntas universales de Aizoon.

En esta línea, el sindicato afirma asumir que el juez Castro "está deseando, como no pudiera ser de otra manera, a la presente instrucción", si bien precisa que no se pueden cerrar las investigaciones "si existen flecos que, por importantes y decisivos en la presente causa, no pueden quedar sueltos y mucho menos hilvanados". En concreto, el sindicato solicitaba en un reciente escrito presentado en el Juzgado de Instrucción número 3, que se le requiriera al notario Carlos Masià, quien participó en la constitución de Aizoon, que aportase al Juzgado diversos documentos relacionados con las juntas universales de la empresa celebradas en julio de 2005 y abril de 2006, a fin de acceder a las firmas originales de éstas, y también reclamaba una pericial caligráfica de estas rúbricas.

Sin embargo, Castro rechazó esta diligencia al considerar que no procede que terceras personas que no intervinieron en la confección de las actas "se cuestionen en estos momentos la, cuando menos, aparente realidad de tales Juntas, la asistencia de las personas que en ellas se dice ni las firmas con las que dieron su conformidad a lo que en ellas supuestamente se decidió, debiendo en un principio tenerse como cierto su contenido". En cuanto a la práctica de una pericial caligráfica, Castro aseveraba que si Doña Cristina "presidió las Juntas, simplemente asistió o ni una cosa ni otra, es algo que difícilmente podrá constatarse acudiendo a una pericial caligráfica de las firmas".

Cabe recordar que el pasado mes de abril el juez ya acordó no admitir a trámite esta petición, al haber sido solicitada en su día por el procurador de Manos Limpias pero en representación de la entidad Frente Cívico Somos Mayoría --promovida por el exdirigente de IU y PCE Julio Anguita--, personada entonces como acusación popular en la causa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH