LOS FLECOS CONSTITUCIONALES

Miguel Córdoba Buenos
Profesor de Economía Financiera en la Universidad San Pablo-CEU

MIGUEL CORDOBA

Nos hemos desayunado hoy con una noticia que, no por no esperada, no nos puede dejar indiferentes. Juan Carlos de Borbón ha sido probablemente el mejor Rey que ha tenido España en los dos últimos siglos, y aun habiendo cometido fallos, podemos darle un aprobado alto, sino un notable, utilizando la jerga académica.

Nos hemos desayunado hoy con una noticia que, no por no esperada, no nos puede dejar indiferentes. Juan Carlos de Borbón ha sido probablemente el mejor Rey que ha tenido España en los dos últimos siglos, y aun habiendo cometido fallos, podemos darle un aprobado alto, sino un notable, utilizando la jerga académica.


Es cierto, como propugnan desde la izquierda radical, que Juan Carlos fue la última imposición de Franco, y que es probablemente el único legado que nos queda del Régimen dictatorial, pero también es cierto que la Corona no ha dado muchos problemas (Urdangarín aparte) y nos ha dado una estabilidad como la que no habíamos tenido en varias generaciones.


Puede entenderse que se demande que se vote en referéndum si los españoles queremos monarquía o república; al fin y al cabo, un Estado, que somos todos los españoles, no debería ser objeto de herencia por sangre. Pero también es cierto que el que España sea o no una monarquía es sólo uno de los muchos flecos constitucionales que quedan por dilucidar, y que parece que en treinta y siete años, todos nuestros políticos han asumido el estatus quo de la Constitución como algo inamovible, cuando en una democracia lo normal es que existan enmiendas para actualizar su texto.


Temas como la igualdad entre hombres y mujeres (eliminación de la ley sálica), número y competencias de las Comunidades Autónomas, entronización o no de un Estado federal, armonización fiscal, independencia real del Poder Judicial, etc., son también muy importantes, y a lo mejor ya es hora de que nuestros políticos asuman de una vez que son nuestros representantes y que tienen que actuar en nuestra representación, como hombres (y mujeres) de Estado, y que se asuma un gran pacto por el futuro de España, con una nueva Constitución que nos dé vida democrática real para los próximos treinta y siete años.


Es difícil en estos momentos saber cuál será el futuro de la monarquía en España, pero sí sé que si se hubiera producido el cambio constitucional y Juan Carlos de Borbón se hubiera presentado a Jefe del Estado, yo le habría votado. También sé que, habida cuenta de lo que tenemos en el panorama político patrio, si se convocaran elecciones para Jefe del Estado, yo votaría a Felipe de Borbón, porque a este candidato le puedo conceder al menos el beneficio de la duda.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH