Las perspectivas empresariales en Catalunya continúan mejorando en 2016, especialmente por la recuperación de las ventas interiores

|


La Cámara de Comercio de Barcelona ha presentado los resultados de la Encuesta de Perspectivas Empresariales 2016 para las empresas ubicadas en Catalunya, un proyecto liderado por Eurocámaras en el que participa desde hace 19 años. La encuesta ha sido elaborada en septiembre de 2015 a partir de la opinión de 60.000 empresas europeas, de las que 1.304 están en ubicadas en Catalunya.


Los empresarios catalanes prevén una mejor evolución en 2016 en relación al año en curso para todas variables analizadas (cifra de negocios, ventas interiores, exportación, empleo e inversión), si bien la mejora más significativa se prevé en las ventas interiores. El porcentaje de empresas que es optimista respecto a la evolución de su negocio en 2016 supera al que es pesimista y, además, el saldo aumenta respecto al año anterior, si bien la mejora es menor a la registrada en 2015 porque el nivel de perspectivas ya es bastante elevado. Por tanto, las expectativas de las empresas catalanas de cara al próximo año continúan mejorando, lo que refuerza la previsión de crecimiento del PIB que la Cámara sitúa en el 2,8%.


Esta mejora de la cifra de negocios se debe sobre todo a que los empresarios prevén una importante recuperación de las ventas en el mercado interior, es decir, tanto las que se hacen en Cataluña como en el resto de España, para el 2016. Sin embargo , los empresarios catalanes siguen teniendo muy buenas perspectivas de exportación de cara al 2016, las más altas de todas las variables analizadas, y superiores a las de 2015.


Las buenas perspectivas en las ventas se traducirán en un incremento del empleo y de la inversión en 2016, superior al registrado en el año que finaliza. Las empresas catalanas prevén crear empleo por tercer año consecutivo en 2016 y aumentar la inversión por segundo año consecutivo. Así, el 20% de los empresarios catalanes anticipan un aumento del empleo hacia sólo el 11% que prevé una disminución, unos porcentajes que son exactamente iguales para la inversión.


Aunque el optimismo que los empresarios catalanes muestran de cara al 2016, los empresarios españoles aún lo son más, registrando unas perspectivas más positivas para todas las variables de análisis.


Esto puede deberse a que Cataluña comenzó antes de que el conjunto del Estado la recuperación económica, debido a su condición de economía más industrial y abierta al exterior, y en 2016 podría empezar a entrar en una fase de crecimiento más estable.


Cuando se comparan los resultados de Cataluña con los de Europa2, se observa que las perspectivas son más favorables en Cataluña para las exportaciones, inferiores para la inversión, y similares en cuanto a la evolución de las ventas interiores y el empleo. Concretamente, Cataluña ocupa la séptima posición en el ranking de países con mejores perspectivas de evolución de las exportaciones, un ranking que encabezan Portugal y España. En cuanto a las ventas interiores, Cataluña está situada en la parte media, ligeramente por debajo de la media de los países europeos analizados.


Los resultados sectoriales muestran que la mejora de las perspectivas para el 2016 estará protagonizado principalmente por el sector servicios, que en los últimos años ha tenido una peor comportamiento que la industria.


El sector industria y construcción registra unas perspectivas bastante positivas para la marcha de los negocios (ventas totales) en 2016, pero estas se mantienen prácticamente iguales a las del año anterior. En cambio, el sector servicios mejora considerablemente la expectativa de evolución de la marcha de los negocios en 2016 en comparación con el año anterior.


Estas diferentes evoluciones de las perspectivas sectoriales -d'estacament la industria y aceleración a los servicios- hace que se acorten las distancias entre estos dos grandes sectores económicos hasta prácticamente igualarse. Mientras que en 2015 las perspectivas económicas han sido más positivas en la industria en buena parte gracias al fuerte impulso de las exportaciones que se han beneficiado de la depreciación del euro, el año próximo serán los servicios los que más se beneficiarán de la recuperación del consumo interno.


Durante el 2016 el principal condicionante de la actividad de las empresas catalanas será, un año más, la demanda nacional (el 65,3% de las empresas lo indican), seguido por los costes laborales (41,6% de empresas) y el precio de la energía (32,7% de respuestas). A continuación de estos aparecen los factores de financiación, medidas de política económica y comportamiento de la demanda externa, que son condicionantes importantes para alrededor del 25% de las empresas, mientras que, como ha sucedido en el año 2015, la falta de oferta de trabajo y los tipos cambio son los factores con menos incidencia.


En comparación con el año anterior, hay pocas diferencias en los resultados. Los condicionantes que más aumentan en importancia son los costes laborales y la demanda externa. En cambio, el precio de la energía es el condicionante que más disminuye debido a la caída del precio del petróleo.


En comparación con Europa, las empresas españolas consideran la demanda nacional como un condicionante para la actividad mucho más relevante, mientras que las empresas europeas le dan mucha más importancia a las medidas de política económica y de escasez de personal cualificado. Asimismo, las condiciones de financiación y el comportamiento de la demanda externa son más nombrados como acondicionados para la actividad entre las empresas europeas que las catalanas o españolas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH