Pablo Planas: "Rivera es un superviviente, un nadador a contracorriente y un resistente"

|



Sergio Fidalgo.- Pablo Planas (Huesca, 1966) es el coautor junto a José Alejandro Vara de “Entre bambalinas” (Editorial Stella Maris), una biografía de Albert Rivera en el que no solo se habla de su vida política, ya que intentan, a pesar de lo hermético que es el personaje, penetrar en el muro que el líder ‘naranja’ ha construido alrededor de su vida privada. Planas define al protagonista de esta obra como un “hombre normal”, de “gran educación y trato muy amable” pero “con una agenda que se ha vuelto imposible. Es bastante más accesible que la mayoría de los políticos de primera línea”.




Desde que Miquel Roca quemó miles de millones de pesetas para conseguir la nada ningún catalán había llegado tan lejos en la carrera hacia La Moncloa. ¿Cuál es la clave?


Un discurso español sin complejos. Ciudadanos nació de los nichos de votos que despreciaban el PSC y el PP. El primero por asumir el engrudo pujoliano del catalanismo transversal y el segundo por haber aceptado la inmersión lingüística como un principio sagrado. En ambas circunstancias tuvo mucho que ver la presión que ambas formaciones, sobre todo el PP, sufrían por parte del sistema de medios catalán y de una clase periodística que no ha depurado ni depurará su responsabilidad colectiva en la instauración y mantenimiento de la cleptocracia y la prepotencia nacionalista. Luego está el que Rivera es un tipo con suerte, generalmente bien asesorado y que por segunda vez en su vida podría estar en el sitio adecuado en el momento perfecto, como ocurrió cuando fue elegido presidente de Ciudadanos.


Rivera tiene una vida privada bastante impenetrable, ¿cómo ha podido mantener ese cordón de seguridad alrededor de su intimidad en un momento en el que se quiere saber todo de los políticos?


Desde la creación de Ciudadanos, en 2006, Rivera no ha desaprovechado ninguna oportunidad mediática. Los medios catalanes ejercían una férrea censura contra él y los inspiradores de su partido, el grupo de los quince intelectuales y las decenas de personas significadas con el proyecto del nuevo partido. En Madrid, en cambio, algunos medios decidieron informar sobre Ciudadanos y contar con Rivera. Generalmente a los que en Barcelona se identifica con la Caverna con ese aire de superioridad tan propio de nuestra prensa local. Así que tenemos unos medios catalanes que pasan de informar de Rivera y unos medios madrileños que se acuerdan de las veces que Rivera ha aceptado un debate, una tertulia, una entrevista o lo que fuera a cualquier hora y en cualquier lugar. Se ha ganado un respeto. En gran parte también porque es un hombre normal.


¿Hay algún 'forjador' de Rivera, algún ‘gurú’ que le haya pulido hasta ser un líder nacional?


Hay muchas personas detrás de la 'construcción' del Rivera político. Los catedráticos Teresa Freixes, José Carlos Remotti (el preparador de Rivera en los concursos de debates universitarios), Francesc de Carreras, los 'padres fundadores' del partido y personas como los periodistas Daniel Tercero e Imma Lucas, sus primeros compañeros en la bancada parlamentaria, José Domingo y Antonio Robles. Rivera lidera un partido en el que el capital inicial fue el talento, una super “startup” política antes de que existieran las 'startup'. Jordi Cañas, por ejemplo, es un caso de talento político, un diputado capaz de refutar todos los mantras nacionalistas sin alterar el semblante. Dimitió nada más estar imputado por un lejano asunto en la esfera laboral privada y hay que destacar que la fiscalía ha retirado la acusación contra él y que el procedimiento se mantiene por la obcecación de la abogacía del Estado. Su teórico caso se refiere a una presunta infracción con Hacienda antes de ser político. Su imputación coincidió con el momento en el que empezó a burbujear la idea de Ciudadanos como partido en el resto de España.


¿Dentro del puzzle que es el carácter de Rivera, cuál es la pieza que está más oculta?


Sus relaciones familiares, personales. La intimidad. Eso también se explica, como muy bien sabe usted en propia carne, por el ambiente que sufren en Cataluña los políticos y el público en general que no es nacionalista, “tara” que habilita amenazas en las redes sociales, insultos por la calle, desprecio y ostracismo gremial en el caso de los periodistas en la más completa impunidad. Es más, se celebra y todo. En fin, que más vale que no se sepa con quién se relaciona uno salvo que esa persona ya esté marcada por hereje.


¿Cómo se puede simpático y de carácter abierto, y luego tan hermético?


Por prudencia, ya le digo. Y por pudor, seguramente. También va a resultar que la vida de un político no es fácil y como cualquier otra persona necesita espacios para cultivar las relaciones humanas sin contaminar. Además y generalmente ser simpático y abierto evita preguntas indiscretas.


Albert empatiza con grandes masas de electores. ¿También lo consigue en la distancia corta?


Con sus partidarios sin duda y con quien no lo es intenta empatizar. Hay una leyenda urbana, por no decir maldad o calumnia, difundida por las maquinarias del resto de los partidos en la que se le define como un personaje distante en el plano corto. No es cierto. Es un hombre de gran educación y trato muy amable con una agenda que se ha vuelto imposible. Rivera es bastante más accesible que la mayoría de los políticos de primera línea.


Defienden que Rivera tiene una mentalidad anglosajona. ¿En qué sentido?


Cree en la democracia, cree en su país, cree en la razón de Estado, cree, como dice la Declaración de independencia de los Estados Unidos, que todos los hombres nacen libres e iguales, que son ciudadanos y no súbditos. Eso, por una parte. Por la otra, también cree en los resultados y en los equipos de campaña de los Estados Unidos, en la competitividad, en el esfuerzo, en el mérito, en internet y en la civilización occidental. Rivera es abogado de formación por lo que también hay Derecho Romano y Europa entre sus fundamentos intelectuales.


¿Atiende a los consejos?


No a todos, es de esperar. Tiene en cuenta a personas de la máxima confianza en cuanto a razones académicas, profesionales o emocionales, en este caso en el sentido de familiares y amigos ajenos a su actividad pública.


¿A quiénes escucha?


En el plano político, a Francesc de Carreras, Teresa Freixes, Remotti y a su “círculo de confianza” en el partido, en el que tienen gran peso los responsables de comunicación y el núcleo directivo, Páramo, Hervías, Villegas, Carrizosa, Espejo-Saavedra, gente de la que en los próximos tiempos recordaremos el patronímico. Arcadi Espada, Juan Carlos Girauta, Xavier Pericay, Ferran Toutain, también. En economía Tomás Conthe y Luis Garicano. Este último es, en opinión del entorno de Rivera, de una gran influencia. Ya de entrada pido disculpas por el olvido de los nombres que deberían estar incluidos en la respuesta.


¿En qué le ha beneficiado y perjudicado su formación como político dentro del microclima catalán?


Es un yunque, un superviviente, un contestatario, un nadador a contracorriente, un disidente y un resistente, lo más parecido a un concejal del PP o del PSOE en el País Vasco.


Aseguran que tiene una 'coach' en la que confía mucho…


María Ángeles Casanovas. Rivera le atribuye el haber organizado su agenda de una forma racional, lo que le ofrece perspectiva, afirma, en relación a las prioridades. Rivera también habla de la necesidad de ser feliz para rendir a tope, que debe ser el primer mandamiento de estos nuevos gurús, los “coach”.


¿Militó o no en el PP?


Fue a varias reuniones de Nuevas Generaciones. Por otra parte, creo que todavía paga la cuota de afiliado a UGT. Pero lo peor de todo es que aún es del Barça.


El momento iniciático de Rivera desde el punto de vista mediático fue el famoso cartel del desnudo de las autonómicas del 2005. ¿Cómo se gestó?


Idea inicial de Javier Toledano, empeño de Antonio Robles, colaboración de Ginés Gorriz, fotos de Joan Alsina, bendición de Arcadi Espada y consentimiento del afectado. En este asunto hay una cierta polémica. Es la pregunta más comprometida hasta el momento.


Rivera ha sido durante años ninguneado por los grandes medios de comunicación catalanes. ¿Afectó a su formación como político?


Lo que no mata engorda. Selección natural.


¿Ha sabido gestionar su evolución de ser ignorado por la prensa catalana a tener una sobreexposición comunicativa?


No parece que lo lleve mal. Tiene tablas, aunque es probable que acostumbrado al ninguneo esté un poco asombrado.


Ciudadanos es un partido fundado por catedráticos e intelectuales… ¿cómo pudo un chaval de poco más de veinte años hacerse con las riendas?


Por orden alfabético del nombre de pila. No hay más. La suerte de la que hablábamos al principio. Estar en el momento y en el sitio justo. A todo el mundo le pareció bien. Tal vez muchos pensaron que sería flor de un día y mártir en el siguiente y segundo congreso.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH