Monedero: "Para evitar que Rajoy vuelva a gobernar no hay más remedio que buscar confluencias"

|


Lledó Barberá.- Juan Carlos Monedero necesita poca presentación. Junto con Pablo Iglesias supo canalizar el clamor de una sociedad volcada en las plazas. La Spanish Revolution’ construyó un nuevo relato que cuajó con el nacimiento de Podemos.


Mientras que Iglesias siempre ha sido la cara y la voz, él ha trazado el alma del proyecto. Pero su figura no deja indiferente: o le amas o le odias. No hay término medio. Como tampoco lo hay cuando se expresa: claro, directo, sin pelos en la lengua y sin tapujos. 


Con motivo de su presencia en Barcelona para participar en el cuarto ‘Seminario Internacional de Convivencia Planetaria: Construimos Biocivilización’, CatalunyaPress ha aprovechado para charlar con él sobre Podemos y su papel en estos meses fallidos de negociación y en las ya oficiales elecciones del 26J.


En primer lugar y haciendo referencia a su estancia en Barcelona, ¿por qué Juan Carlos Monedero forma parte de un grupo de biocivilización?

Porque en el corazón de mi reflexión intelectual está la idea de crisis civilizatoria y uno de los elementos esenciales de esta crisis tiene que ver con la devastación medio ambiental y la consciencia de que para el nivel de consumo que tenemos harían falta cuatro planetas tierra. Además, cuesta mucho que seamos conscientes, incluso sabiendo la gravedad del tema, nos cuesta mucho tomar decisiones. Por tanto, creo que hay que dedicarle tiempo, energía y muchísima inteligencia porque el riesgo es extremo y nuestra capacidad de respuesta está muy por debajo de nuestras necesidades.


¿Cómo funciona tan extenso grupo de trabajo?

Aquí se juntan gentes que trabajan en diferentes lugares -Foro Social Mundial, procesos de paz, cuestiones directamente medioambientales, teoría política- y que encuentran una puesta en común de reflexiones. Mira, estamos en una sociedad que es muy rizomatica, es decir, ya no hay un centro, sino que es una suerte de red de pescador que tiene muchos diferentes nódulos donde se cruzan muchos diferentes intereses. Cuando tu tensas en algún punto de esta red, los nódulos convergen allí donde estás haciendo la presión. Y esto es una de esas presiones.


Teniéndole aquí, y con el panorama político actual, entienda que no podemos dejar de hablar de política. ¿Qué cree que le ha sobrado y qué le ha faltado a Podemos durante los meses de negociación?

Yo creo que cualquier partido político por su propia condición de partido político está abocado a equivocarse porque la lógica parlamentaria, la lógica representativa y la lógica mediática construyen una gramática pedante muy alejada de la gente. Yo prefiero que haya una ley contra desahucios que tener que estar parándolos todos los días, a pesar de que pararlos tiene mucho más de épica que el trabajo parlamentario. No quiero con esto cuestionar la tarea de un parlamento pero sí que es cierto que los partidos políticos, pese a que estamos en el S.XXI, siguen pareciéndose muchísimo a los partidos políticos del S.XX y eso los hace rehenes de unas lógicas muy alejadas de la ciudadanía.


Dicho esto, creo que Podemos ha sido la fuerza política que desde el mismo día de las elecciones planteó al partido socialista la posibilidad de un gobierno de cambio y le planteó desde el primer momento juntar sus 90 escaños con los nuestros para construir una mayoría de izquierdas. Pero, el día 28 de diciembre, el Consejo General del PSOE le corta a Pedro Sánchez la posibilidad de pactar con Podemos y por eso comienza toda una discusión donde el partido socialista intenta convencer a los españoles de que 130 escaños, es decir, PSOE y C’s, son más que 161, los del PSOE, Podemos e IU. Desde ese momento ha habido una serie de vaivenes de C’s ofreciéndose al PP y al PSOE -sólo le ha faltado ofrecerse a la pacha mama o a Silicon Valley-. El PSOE, igual: se ha echado en brazos de C’s al tiempo que decía que quería un gobierno de cambio. El PP, mientras, estaba leyendo el Marca.


Por tanto, ¿cree que, en general, todos los partidos han fallado a la ciudadanía?

Yo sería cauto. Si tu le preguntas a diez personas qué quieren comer y la encuesta te dice que a dos les gustaría comer arroz; a tres, comer verduras; a otros tres, pollo; y, a los últimos dos, comer marisco, no puedes sacar como conclusión que los diez quieren comer una paella mixta.


Por eso, creo que sí hay ese enfado que hemos tenido todos, yo también, por el impasse político, hemos tenido la sensación de que los partidos políticos no cumplían con su tarea de solventar sus cuitas y de formar gobierno. Pero también creo que eso es más fácil decirlo cuanto menos implicados estamos. En ese momento te dices: ¿qué quieres? ¿un gobierno sin Rajoy pero con las políticas de Rajoy? ¿es eso realmente lo que quieres? ¿estás realmente dispuesto a sacrificar el esfuerzo que hemos hecho todos los españoles para construir una formación política como Podemos? ¿quieres sacrificarlo solamente porque no ha salido el resultado electoral que nos hubiese gustado?


Yo estoy convencido, fíjate, de que este enfado por no haberse formado gobierno se va a convertir en un reconocimiento por la firmeza de nuestros principios en cuanto empiece la campaña electoral. Todos van a intentar buscar quién es el culpable, será una campaña bastante triste, casi de patio de colegio. Yo lo que espero es que Podemos pueda decir que, desde el primer y hasta el último día, han apostado por el mismo tipo de gobierno de cambio y progresista. Esa coherencia nos debería dar un espacio de reconocimiento que, sumado a ese acuerdo que viene reclamando la gente de los que están apostando por los de abajo frente a los de arriba, genere una ilusión que permita un gobierno presidido por Podemos después del 26 de junio.


Esa ilusión de la que habla se vio en el 15M. ¿Cree que sigue vivo?

Creo que lo correcto frente a la pregunta de dónde está el 15M es contestar dónde no está. Las Mareas, Podemos, la impugnación del bipartidismo, la abdicación del Rey, el enfado por la Gürtel, la Púnica, con algunos comportamientos judiciales, con los medios de comunicación son productos del nuevo relato que construyó el 15M. Por tanto, el 15M es un regalo que nos dimos los españoles y lo que ha impedido que haya un movimiento de extrema derecha como el de Le Pen o Donald Trump.


Entonces que realmente acertemos a señalar al terrorismo financiero o a políticos que se han dejado de la ciudadanía como responsables de lo que nos ocurre, nos sitúa en un espacio muy inédito y muy peculiar que explica por qué el mundo está mirando a Podemos, tenemos la capacidad de poner freno a esta espiral hacia desagüe a la que nos están llevando las autoridades europeas.


Entonces, ¿cómo cree que se afrontan las nuevas elecciones?

Creo que vamos a unas elecciones donde la ciudadanía tiene más información. Y hay que confiar. Si otra vez 7 millones de españoles, con todo lo que ha pasado en estos cuatro meses donde nos hemos enterado de que Aznar paga mal los impuestos -que no lo comparen conmigo porque yo hice mi declaración complementaria y él no y por eso le han puesto una multa-; Rato es la quinta esencia de la mafia económica; Rita Barberá, que es la que le dio la secretaría general a Rajoy; Bárcenas, Ricardo Costa, el ministro Soria y los ‘Papeles de Panamá’. Si el PP, que como dijo un auto judicial, se ha comportado como una asociación creada para delinquir, todavía recibe el apoyo de millones de españoles, tendremos que hacer todos una reflexión profunda. Por otro lado, el votante del PSOE creo que es consciente de que votándolo no sabe con quién va a gobernar, si con con la derecha o con la izquierda. Con C’s ocurre lo mismo y sabe que está votando a un partido que es la muleta del viejo bipartidismo.


En cambio, Podemos se enfrenta a estas elecciones sin deudas, porque no le debe dinero a los bancos; con la firmeza de haber exigido desde el comienzo un gobierno de transformación; con el ejemplo de haber presentado la Ley 25 de apoyo a la gente más necesitada como primer acto simbólico y práctico en el Parlamento; y, con la oferta de que en caso de que nos den los votos vamos a ponerlos al servicio de un gobierno de cambio y no al servicio de un gobierno de la vieja o de la nueva derecha.


¿Sí o no a la confluencia con Izquierda Unida?

Cuando nacimos dijimos que lo hacíamos no buscando la unidad de las izquierdas sino la unidad popular. No nos interesan las sopas de siglas ni las confluencias de los partidos que dicen que son la izquierda. Ha habido cambios en IU, el liderazgo de Cayo Lara ha quedado atrás y está siendo sustituido por el de Alberto Garzón, que es una persona que pertenece a otra generación y que tiene otra manera de pensar que viene, de hecho, del 15M. Por tanto, defiende otra concepción mucho menos anclada en los viejos símbolos, en las viejas identidades y en un resistencialismo que mira más hacia el pasado que hacia el futuro.


Además, IU-Unidad Popular ha demostrado que tiene apoyo ciudadano y eso obliga también a Podemos a escuchar que hay un millón de personas que entienden ese aire de familia que significa Podemos pero que prefieren colaborar en el cambio desde otros espacios. Por eso, lo que no tiene sentido, y creo que sería un delito de lesa estupidez, es volver a permitir que, por muy poco, Rajoy volviera a gobernar. Pero para evitarlo no hay más remedio que buscar confluencias y yo creo que no vamos a volver a cometer el error de que personas que tienen mucho más en común que cosas que les separan, vayan cada uno por su cuenta.



¿Y qué ocurre con la marca? ¿Se seguirá manteniendo en toda España?

Podemos ha sacado cinco millones de votos y es la marca que la gente identifica con el cambio. De hecho, leía recientemente una encuesta donde en Barcelona el 70% en su recuerdo de voto decía haber votado a Podemos, y mira que ni nos presentábamos como tal. Esto demuestra que hay una identificación de Podemos con el cambio y no podemos sacrificar algo que cuesta tanto construir.


Monedero2Pero, al mismo tiempo, yo propuse Podemos En Común como un nombre que me parecía un paraguas donde cabían todos: la madre nodriza Podemos y también todo aquello que hemos ido aprendiendo a través de las confluencias, de las elecciones municipales y de los desencuentros. Yo creo que estando de acuerdo en la urgencia del cambio no debiéramos enredarnos en exceso en maximalismos identitarios que fueran en contra de la posibilidad histórica de terminar con el bipartidismo, en un momento donde España y Europa están a punto de perder el contacto social democrático.


¿Seguirá manteniendo Podemos el referéndum en Catalunya como algo irrenunciable?

Cuando hay un 80% de catalanes que quiere un referéndum, no asumirlo es pegarse un tiro en el pie. A mi me gustaría que España no se rompiera porque creo que España existe. Y, es más, desde Catalunya se colaborara con intensidad en la construcción de una España llena de decencia como la que implicaba la de Machado, Lorca, o Buñuel, que no abochornaba a nadie, sino todo lo contrario.


Pero la única posibilidad de que España no se rompa pasa por reconocer nuestra condición plurinacional. A mi me gusta decir que España está mal enseñada y mal aprendida. Es decir, hay mucha gente en el conjunto del Estado que no entiende que en Catalunya se sueña en catalán, que en Euskadi se sueña en euskera y en Galicia en gallego y que, por tanto, tenemos que entender que nuestra peculiaridad histórica se ha construido como un Estado plurinacional.


Yo creo que habría que rebajar un poquito esa macarrería identitaria. De hecho, quienes niegan los referéndums por el derecho a decidir son los separatistas realmente, es decir, que no hay mayor fábrica de independentismo que la Calle Génova de Madrid, sede del PP. Y, por eso, entendemos que la única posibilidad de que no crezca ese sentimiento quebrado respecto de España es una libre adhesión al proyecto común.


¿Y qué pasaría si Catalunya votara y dijera que no quiere formar parte del Estado español?

Es un escenario complicado de imaginar porque yo no lo veo por ningún lado. No lo veo factible por las elecciones que ha habido, los resultados de consultas, el ambiente generalizado y porque me consta que lo que la gente está reclamando es una inserción donde haya un respeto a la identidad peculiar catalana. Yo he recibido muchos correos durante las elecciones donde la gente me decía que si España es Podemos no querían irse.


¿Irá Juan Carlos Monedero en alguna candidatura las próximas elecciones?

No, desde el comienzo Pablito me insistió pero no me siento una persona de gestión. Por tanto, voy a seguir defendiéndome como gato panza arriba para no presentarme. Y de hecho, no me voy a presentar a estas elecciones, eso te lo aseguro. Es más fácil que Ciudadanos esté libre de financiación ilegal que yo me presente de candidato a las elecciones.


También me parece bueno que alguno de los que fundamos Podemos no estemos metidos en el corazón de la lógica partidista ya que como político representas a un colectivo y, por tanto, las opiniones ya no son las tuyas, son las del colectivo y eso te limita, tengo un poso libertario que me cuesta mucho.


Además, estoy convencido que es mucho más útil para una formación política que haya alguien que se identifique con ella pero que no esté en el día a día burocrático y no tenga las limitaciones de ser representante.


¿Hay crisis en Podemos?

Desde el primer día. Es más, hay crisis en Podemos desde antes que lo configuráramos. Desde el comienzo hemos asumido que tenemos que dejar de lado la teología en la política y que tenemos que acostumbrarnos a las discusiones e intentar que no se zanjen en la quema del hereje.


Coincidimos hacia dónde vamos pero tenemos planteamientos diferentes en el cómo. Estas discusiones a veces son duras porque tenemos principios, ideas, las hemos reflexionado y defendemos nuestras conclusiones. Por tanto, cuando pierdes, te enfadas pero eso no implica que al día siguiente no sigas trabajando por el proyecto. Lo único que hace falta es ser leal con los objetivos ya que mientras lo seamos, las discusiones, lejos de alimentar esa idea que se quiere brindar de que estamos divididos internamente, servirán para representar la realidad plural de ahí afuera en la calle. La gente no funciona con un catecismo, entonces, ¿por qué tenemos que pedirle a los partidos políticos que sean focos de ortodoxia en todos sus ámbitos?


Acaba de nombrar la idea de que se alimenta la división interna en Podemos, ¿considera que hay más máquina del fango contra Podemos que contra otros partidos políticos?

Déjame plantearte tres ejemplos para que la gente saque sus propias conclusiones. En primer lugar, la gente de Podemos en conjunto hemos recibido cientos de querellas, de hecho, yo sólo he recibido quince. Entre los que nos han interpuesto las demandas está Manos Limpias, ahora en la cárcel o Lucia Figar, ex Consejera de Educación por la Comunidad de Madrid, que exigió mi cabeza a la Complutense y está siendo procesada por aparecer en los papeles de la red Púnica.


En segundo lugar, hubo una discusión sobre cómo tributar cuando tienes una empresa unipersonal: o a través del IRPF o a través de dividendos. A mí me recomendaron la primera opción, hubo una discusión y al final decidí hacer una complementaria, un cosa que es totalmente legal y por eso no me sancionaron. Aznar no la hizo y Hacienda le ha hecho la paralela y le ha sancionado. Que alguien me compare la que me cayó a mí por hacer una cosa mejor hecha de la que ha hecho Aznar: portadas, telediarios, horas de tertulia, columnas de opinión. Incluso yo planteé una denuncia por revelación de secretos y no me hicieron ni caso mientras que a Aznar sí.


En tercer y último lugar, el 100% de las querellas contra Podemos han sido archivadas. En cambio, cuando se anuncian aparecen a cinco columnas, en las portadas de digitales y abren los telediarios. Cuando se archivan no ocupan ni por asome el mismo espacio. ¡Vaya si ha habido máquina del fango! ¡Vaya si ha habido máquina del fango!


¿Dónde y cómo se ve de aquí cinco años?

Donde estoy pero con la voluntad de construirme sobre tres ejes. Uno es el académico, me gusta dar clases y miro hacia atrás y me doy cuenta que una parte de lo que significa Podemos nació de mi condición de docente y eso me hace pensar que algo hacemos bien.


El segundo puntal es lo que yo llamo Vázquez Montalbán, que es lo que quiero ser de mayor. Éste tiene que ver con ser un pensador que acompaña a la construcción de un nuevo sentido común en mi país. Y hay un tercer puntal más débil que es acompañar a Podemos en lo que significa la reconstrucción de la democracia en España.


De estos tres puntales, al que quiero prestarle más atención es al segundo y de hecho, acabo de publicar con Juan Carlos Mestre, que es premio nacional de poesía, una nueva edición de la Cenicienta, llena de poesía que a mí me emociona. Significa salir de la gris teoría y de la burocracia política y poder soñar con una cenicienta rebelde a la que no le gustan los príncipes caprichosos con zapatitos de cristal. 

1 Comentarios

1

Bravo Monedero. Estamos orgullosos de vosotros. Nunca cambiéis

escrito por ez 05/may/16    00:31

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH