La operación 'Térmyca' vuelve a dejar en evidencia a una Convergència corrupta y desahuciada

|


13497529 10154406071939789 2309385815098416981 o


La operación ‘Térmyca’, por la que este martes se detuvieron a 12 personas y se realizaron 48 registros (en ayuntamientos, entidades públicas, sociedades mercantiles, domicilios particulares y despachos profesionales de toda España) por supuestos amaños de contratos públicos, estaba preparada desde el mes pasado, si bien el magistrado que lleva el caso, Josep Bosch, decidió suspenderla hasta dos ocasiones con ánimo de no interferir en la campaña electoral.


Así, según informa ‘El Confidencial’, la fecha en que se produjeron las detenciones (es decir, 5 de julio) estaba fijada hace tres meses, por tanto el escándalo de Fernández Díaz y el director de la Oficina Antifrau de Catalunya, descubierto hace dos semanas, de ninguna de las maneras influyó en esta operación.


A través de la trama ‘Térmyca’, los cargos políticos creaban para disimular la “figura instrumental” de entidades públicas empresariales locales. Así, sorteaban la fiscalización del interventor o del secretario del Ayuntamiento en cuestión. A través de este organismo público, otorgaban contratos a las empresas ‘amigas’. Como explica ‘El Confidencial’, se desviaba dinero público municipal a la empresa pública creada exclusivamente para ese fin y de esta a Efial.


LOS BASSOLS


La más destacada de las detenciones (pero no la más sorprendente, ya que ya había sido detenido en otra ocasión, cuando era delegado en Catalunya de la empresa Oproler) fue la de Josep Manel Bassols, esposo de la magistrada Núria Bassols , quien ayudó a Convergència en varias ocasiones, por ejemplo cuando cerró en falso el caso Casinos a finales de la década de los noventa, que luego otro juez reabrió. Por supuesto, Núria Bassols tuvo posteriormente su premio, y fue nombrada por Artur Mas directora de Políticas de Transparencia en la Consejería de Presidencia. A los tres meses, ascendió a comisionada para la Transparencia y el Acceso a la Información,un cargo aderezado con más de 108.000 euros de salariobruto al año, según revela ‘El Confidencial’.


Pero la relación de la familia Bassols con Convergència no acaba aquí, pues Josep Manel Bassols (el detenido este martes) fue director de la campaña electoral de Carles Puigdemont en Girona en el año 2011.


Fue en esa época en que Bassols trabajaba codo con codo con Puigdemont cuando se firmaron seis contratos con Efial (que no había tenido contactos en Girona hasta la llegada de Puigdemont), que supusieron más de 112.000 euros de las arcas públicas de Girona.


Otros de los nombres más salpicados por el escándalo de la ‘Térmyca’ es Antonio Martos Carrasco (socio fundador y presidente de Efial, así como asesor económico de la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat), Xavier Termens (socio suyo y exsubdirector general de Participaciones Públicasde la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat) y Andreu Martí (alcalde convergente de L’Ametlla de Mar y presidente de la empresa municipal La Cala Gestió).


Un escándalo más al currículum de una Convergència históricamente corrupta y llamada a desaparecer en breve.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH