¿Líderes viejos y con cargas para una "nueva" Convergència?

|


13522698 10154414907729789 3921008719997270963 o

(Foto: Artur Mas y Francesc Homs / Facebook CDC)


¿Es posible que un partido político pretenda dar la imagen de que se renueva a la vez que sitúal frente del mismo a un viejo líder político portador de una mochila bien cargadita de corrupción?


Para Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) parece ser que sí, pues todo apunta a que será Artur Mas quien dirija, indiscutiblemente, este "nuevo" partido. Varias voces lo están anticipando, tal y como adelantaba CatalunyaPress, aunque de momento aún se desconoce quién será el segundo cargo, que estará representado por una mujer.


En una entrevista en El Punt Avui Televisió, Carles Puigdemont consideró este jueves una "muy buena fórmula" que el liderazgo de la nueva CDC recaiga en un tándem compuesto por Mas y la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté.


Puigdemont calificó a Munté como una persona muy solvente, y al expresidente Mas alguien con una gran "autoridad moral" en el partido.


Sin embargo, el miércoles pasado, Jordi Rull apuntó a que esta segunda sería la actual portavoz de CDC, Marta Pascal.


CDC celebrará a partir de este viernes un congreso fundacional en el que dejará a atrás el partido actual para fundar uno con nuevas siglas, y el presidente catalán, que no formará parte de la nueva dirección, intervendrá el domingo en la clausura.


Puigdemont cumplirá el domingo seis meses desde que el Parlament le invistió en el cargo, y ha reivindicado que el Govern trabaja con "fluidez y cooperación" pese a ser un Ejecutivo de coalición formado por ERC y CDC.


También ha participado en la entrevista el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, que ha coincidido en que hay "un buen clima y las consellerias tienen una actitud colaborativa" para sacar adelante todos los temas que incumben a la Generalitat.


Puigdemont ha reiterado sus críticas a la CUP por haber rechazado los Presupuestos: "Hay mucha gente decepcionada por esta actitud tacticista", pero ha asegurado que la legislatura sigue viva y que el proceso soberanista se puede culminar en los 18 meses que se fijó al inicio de su mandato.


Ha considerado que la cuestión de confianza que convocó al perder la votación de los Presupuestos es una herramienta plenamente normal en una democracia y ha asegurado que debe encararse "sin ningún dramatismo".


"Si salimos de ella reforzados, sale reforzada la hoja de ruta. Con cualquiera de los resultados saldrá ganando el Parlament y la política catalana", ha alegado, pese a que si la pierde será autonómicamente cesado en el cargo.


SITUACIÓN EN EL CONGRESO


Puigdemont ha explicado que, cuando llamó al presidente en funciones, Mariano Rajoy, para felicitarle por la victoria electoral, le pidió reunirse para "continuar con la conversación" que iniciaron en la primera reunión que han celebrado hasta ahora, convocada en abril.


El presidente catalán ve muy abierto el panorama político en el Congreso, considera que no se puede garantizar que no haya unas terceras elecciones y pronostica que, si alguien logra forma gobierno, éste "no será fuerte".


También ha lamentado que el expresidente Artur Mas y las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau estén a un paso de ir a juicio por el proceso participativo del 9 de noviembre: "Esto no se puede responder solo con una manifestación de desacuerdo".



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH