El cántaro de la CUP

Carmen P. Flores

15774998 1249254465163982 4373407132341862872 o


Que el ambiente político está caliente en Catalunya -también en el resto de España- no es nada nuevo, pero por días va en aumento. La propuesta de presupuestos que se va a debatir la próxima semana en el Parlament de Catalunya, no convencen a la oposición ni tampoco al bastón que aguanta el gobierno de Junts pel Sí, la CUP.


Los antisistema amenazan con no contribuir a la aprobación de los presupuestos si Junqueras no aumenta las aportaciones económicas a determinadas partidas que ellos llaman sociales. Por ello, la huelga que piensa llevar a cabo el sector educativo va a contar con el apoyo de la CUP. Lo mismo ocurre con el personal sanitario del Hospital de Terrasa, que también han mostrado su intención de ir a la huelga. No serán los únicos. Esto es solo el principio de una serie de huelgas que están en cartera si la situación no se corrige. Pintan mal las cosas y el consenso, de momento, no se vislumbra en el horizonte.


La CUP, con fuertes críticas internas por su papel ambiguo con el ejecutivo, tiene que hacer un gesto de cara a su "galería" para mostrar que son beligerantes con el gobierno de Puigdemont y que no tragan con todo lo que le echen. Hay que marcar, de vez en cuando, perfil propio para no perder votantes y demostrarle al Govern que no son unos "unos buenos chicos".


Algunos diputados de la CUP están exultantes con la presencia mediática que acaparan. Están encantados de la vida, se les nota hasta cuando hablan en las ruedas de prensa. Creo que su egocentrismo mediático llega hasta preguntarse: ¿qué haría Catalunya sin nosotros?


Las sesiones en el Parlament la próxima semana no van a ser aburridas, sino todo lo contrario. La incógnita va a estar en conocer la postura de la CUP. ¿Apoyará los presupuestos o no?, máximo después de la amenaza directa del presidente en la sombra, Artur Mas, que ha llegado a afirmar que si no hay presupuestos habrá elecciones. Esa "indirecta" es para meterle el miedo en el cuerpo a los 'cupaires'. Se olvida el ex presidente que a su partido, el Partit Demócrata, no le convienen unos nuevos comicios después de conocerse los resultados de las últimas encuestas y la renuncia de Puigdemont a encabezar la candidatura. ¿Solos o con ERC?


Dicen que la política es el arte de negociar y llegar a acuerdos pero hay un refrán que dice "tanto va el cántaro a la fuente que al final acaba rompiéndose".


Posiblemente en esa situación se encuentra la CUP. ¿Se habrá terminado la luna de miel Govern-CUP?

El apoyo público de la CUP a las huelgas es un síntoma de que las cosas no van bien, la enfermedad ya vendrá después. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH