8 DE MARZO, ESCAPARATES DE CINISMO

Redacción Catalunyapress

carme-freixa

Esta es una fecha en el que se exhibe por parte de instituciones, política y empresas un grado de cinismo solo comparable con el que se desarrolla en las fiestas de Navidad, donde el lema preferido de la tintorería de conciencias "La Caridad Cristiana" es: siente un pobre a su mesa. Y así, por los siglos de los siglos, quienes han esquilmado derechos y vidas han ejercido la magnanimidad de "regalar" durante unos días lo que previamente han robado a la ciudadanía. Y ya sabemos, como decía la temible Susanita de la entrañable y cáustica Mafalda, que a la gente pobre le gusta la pasta, las legumbres, la sopa que les daremos con el dinero que recojamos de organizar cenas con salmón, caviar y champagne... Y en esas andamos cuando llega el 8 de marzo.

A lo largo de esa semana contemplamos como los mismos medios que degradan e insultan a las mujeres con sus anuncios de prostitución, programas donde la inteligencia y el tamaño de las tetas siliconadas presentan una relación inversa, ausencia de mujeres en los puestos clave de decisión, precarizaciones a mansalva y despidos al por mayor se llenan de noticias sobre la situación de las mujeres en el mundo.

Asistimos a una amalgama de actos institucionales que nos intentan adular recordando lo mucho que valemos y haciéndose un auto-memorial de lo mucho que hacen por nosotras como colectivo ciudadano. Lástima que estas instituciones, tanto si son gobernadas por la derecha como por la izquierda, abortan las carreras profesionales de las mujeres, se pasan los planes de igualdad por el desagüe de convenios donde se encuentran esos complementos que, siempre por casualidad oigan, recaen en la cuota masculina contribuyendo a esa brecha salarial que nos empobrece y tienen una mísera cantidad de mujeres en los puestos de alta dirección, aunque, eso sí, presumen de muchas mujeres en puestos intermedios de dirección que cuando los ostentan ellos siempre tienen más nivel salarial.

Así que, visto el panorama, tampoco podemos extrañarnos cuando vemos a empresas que nunca se han distinguido por su preocupación por fomentar la equidad y la paridad patrocinar junto a las administraciones campañas tan sublimes como la que se está realizando en la Comunidad de Madrid que llama a regalar lencería, cosméticos y clases de aeróbic "actividades de sensibilización sociales y culturales". Ni podemos rasgarnos las vestiduras cuando la Sra. Cospedal dice que las cuotas de mujeres son machistas porque aunque su análisis es equivocado está a punto de acercarse a la realidad. Las cuotas son machista porque en los partidos y en la sociedad las cuotas de poder y de representación son 100% masculinas. Cualquier hombre por el hecho de serlo tiene el 100% de probabilidades de pertenecer a un Consejo de Administración, ocupar un cargo de alta dirección en las administraciones públicas y cobrar un 25% más de sueldo que las mujeres en el mismo puesto de trabajo.


El año pasado por estas fechas ya escribí que el 8 de marzo no podía seguir siendo una fiesta mientras hubieran:
mujeres que no son consideradas ciudadanas porque no gozan de todos los derechos democráticos, hombres que son terroristas machistas terrorismo machista que no sea considerado una Cuestión de Estado una brecha salarial que se considera lo normal RAEs y similares que consideren que el lenguaje masculino es la norma puteros que consideran que las mujeres pueden ser compradas traficantes que consideran que las mujeres son un producto de compra venta personas que crean que "ya está todo conseguido" personas que creen que el Feminismo es lo mismo que el machismo mujeres que han contribuido al avance de la humanidad que han sido invisibilizadas (informáticas, compositoras, pintoras, astrónomas, matemáticas..) mandefender que inciten al odio a las mujeres porque creen que ser machos es un privilegio y es mejor que ser hombre Gobiernos que crean que deben tutelar los derechos de las mujeres. Religiones que impongan sus creencias misóginas en las leyes de los Estados para perseguir los derechos democráticos en especial de las mujeres. Países donde el derecho a la salud sexual y reproductiva no sea reconocido o sea recortado.

Así que, devolvamos el 8 de marzo a las calles de donde nunca debiera haber salido. Recordemos que este día recordamos a todas las mujeres que a lo largo de los siglos han luchado por una sociedad más justa, más democrática, más equitativa, más paritaria. Y todavía estamos lejos de conseguirla.

Carmen Freixa
Periodista

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH