PUÑETAS VERDES

Redacción Catalunyapress

Los alguaciles de las mangas verdes, según reza el dicho, se distinguían por llegar tarde al suceso y la sabiduría popular aplicó aquello de "A buenas horas, mangas verdes" a las intervenciones de los vigilantes de la ley y el orden.

Ahora no son las mangas, son las puñetas de los magistrados del Tribunal Constitucional las que debieran teñirse de verde para emular en sus dilaciones a los antiguos alguaciles.

Declaran, en sentencia reciente, que el segundo Plan E de Zapatero resultaba inconstitucional pues invadía territorios propios de las comunidades.

Pronunciarse, a estas alturas, sobre la ilegalidad del dispendio que supuso a las arcas del Estado la idea de abrir y cerrar zanjas inútiles en ciudades y pueblos de la maltrecha España, vendría a ser lo mismo que declarar inocente a Caín.

A buenas horas se deciden sus señorías de las puñetas verdes a sentenciar los desmanes económicos cometidos; en su lugar, más que nada por lo irremediable de la estúpida decisión, me hubiera yo callado la inútil sentencia alegando pérdida del legajo correspondiente para no ser objeto de la rechifla general.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH