La distancia

Redacción

Escribo estas líneas desde un lugar bastante más lejano que el habitual. Desde ahora, y no te puedo concretar hasta cuando, la vida me ha llevado hasta París y como conseqüècia, mis artículos serán redactados desde la capital francesa.

La distancia a menudo es buena, tanto en periodismo como en aspectos más personales ... así que lo aprovecharé para explicaros cómo se ve lo que pasa en Barcelona desde una cierta distancia física y emocional. También os comentaré cosas que pasan en Francia, país con quien tengo una relación particular, pero no quiero que estas líneas se conviertan en un corresponsalía como las que tienen los periódicos convencionales.

Por el momento, de las primeras cosas que he aprendido es que los franceses se toman las vacaciones como una cuestión de estado. En agosto se acerca, la ciudad se vacía, la tele informa constantemente de las colas en las autopistas, pero sobre todo lo que más me ha chocado es que el gobierno ha preparado un plan para ayudar económicamente a aquellas familias que no pueden irse de vacaciones. Les harán suculentos descuentos en billetes de trenes, y les darán forfaits para ser utilizados en campings y restaurantes.

No es que aquí aten los perros con longanizas, pero sí tienen claro que los hoteles, bares, y todos los negocios relacionados, no se pueden estar de brazos cruzados. Para reactivar la economía, al fin y al cabo, al Estado le sale más a cuenta pagar estas ayudas que el subsidio de paro de un camarero. Rajoy quizás debería tomar nota.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH