Semana decisiva para la economía española

|

Luis de Guindos caminando

Las declaraciones en las últimas jornadas de los principales líderes denotan que se avecinan días clave para el futuro de los países con problemas más urgentes de solucionar, como España o Italia, e incluso de la moneda única.

Mario Draghi consiguió el jueves que la prima de riesgo española descendiera 50 puntos al pronunciar estas palabras 'mágicas': "El Banco Central Europeo (BCE) está dispuesto a hacer todo lo necesario para preservar el euro y, créanme, será suficiente".

El viernes, Angela Merkel, presidenta alemania, y François Hollande, presidente francés, hicieron una declaración conjunta en la que mostraban su determinación en "proteger el euro". Ambos mandatarios insistieron en la necesidad de que se pongan en marcha "de manera rápida" las medidas acordadas en el último Consejo Europeo.

Paralelamente a este encuentro, el diario francés 'Le Monde' aseguraba que el BCE está preparando un plan para limitar la subida de los tipos de interés de los bonos de deuda de España e Italia. El mecanismo que se utilizaría para lograrlo sería el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) o su sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MES).

En una línea parecida se pronunció el 'Süddeutsche Zeitung', mientras que 'The Wall Street Journal' no era tan tajante aunque apuntaba que Mario Draghi se reunirá en los próximos días con su homólogo del Bundesbank, el banco central alemán, Jens Weidmann, para tratar de convencerle de que la compra de bonos españoles e italianos mitigará las tensiones en los mercados.

El último en pronunciarse ha sido este domingo el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que ha confirmado que los países de la zona euro se preparan en coordinación con el BCE y el FEEF para, si es necesario, comprar deuda soberana de los países en problemas.

El mandatario asumió que Europa se encuentra en un "punto crucial" y que "no hay tiempo que perder", por lo que "de aquí a unos días" los líderes decidirán qué medidas adoptar para hacer poner solución a la creciente deuda española.

"Ya hemos tratado el problema, rápido y bien. España consolida sus finanzas públicas y su reforma, todos los dirigentes europeos se lo dirán. Ahora nuestra voluntad es separar el riesgo del Estado y el riesgo bancario. Se han dispuesto hasta 100.000 millones de euros para conducir a los bancos españoles a aguas más tranquilas. El asunto será regulado. No vamos a arrodillarnos ante los falsos médicos de los mercados. Lo mismo sucede con Italia".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH