Ruina económica y ruina democrática

Redacción

Ha quedado claro que el Partido Popular y su mayoría absoluta han decidido poner rumbo a la ruina. A golpe de aplausos y bajo la consigna del "que se jodan" que lamzaba la diputada popular por Castellón, Andrea Fabra, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, ha decretado que este país no tiene otra salida para salir de la crisis económica que el empobrecimiento continuo de los más vulnerables, la incertidumbre laboral del conjunto de los trabajadores que tienen el "privilegio" de conservar su precario trabajo y la degeneración democrática de unas instituciones con la credibilidad bajo mínimos. Este es el verdadero programa electoral con el que se presentó el Partido Popular. Aprovechan la crisis de la economía, a la que han contribuido como protagonistas principales, y el desprestigio de la política, del cuando también son bien culpables, para poner en marcha de forma inexorable su modelo de España. Y no es otro que el de un país donde los derechos como la salud, la educación y la protección social son negocio en manos de especuladores indignos.
No es otro que el de un país centralizado, uniforme, insensible a la diferencia, rancio y en el fondo decimonónico. Quieren un país de gente atemorizada, dócil y agradecida, si es necesario, a las limosnas de los que tienen todo el poder y de forma graciable conceden prebendas a cambio de adhesiones inequívocas a su autoridad. Rajoy, Sáenz de Santamaría, Montoro, de Guindos y todos lso demás están llevando este país al borde de su resistencia. Los recortes aprobados en el último consejo de ministros, no sólo son injustos sino que no hacen más que asegurar que nuestra economía seguirá deprimida. Sin reactivación de la economía productiva, ni crédito al alcance de las empresas y las familias, y sin la concurrencia del Estado como motor de la actividad económica, el futuro es negro. Sin embargo, mantengo el convencimiento de que la sociedad, que a golpe de viernes va tomando conciencia de la realidad, reaccionará para volver a tomar la palabra democráticamente y exigir un gobierno que no nos haga retroceder 50 años, que no nos mienta y que haga frente a los poderosos a favor de la mayoría que ya hemos pagado suficiente una crisis que no hemos generado nosotros.

Josep M. Àlvarez
Secretario General de la UGT de Catalunya

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH