Otoño vasco

Redacción Catalunyapress

ROBERT PASTOR

La pasada madrugada se han cumplido 23 años desde aquel acuerdo inolvidable para quienes estuvimos presentes, que cerró el texto del actual Estatuto del País Vasco, llamado de Gernika, con brindis generalizados y sin distinción de colores en el bar -entonces abierto también a la prensa-del Congreso de los Diputados.

Mañana, jueves, con la presentación oficial de la candidatura de Antonio Basagoiti a la presidencia del gobierno de Euskadi por el Partido Popular quedará casi totalmente terminada la lista de los cabezas de lista de las principales fuerzas políticas, aunque el presidente territorial de la formación aún no ha completado el trámite de la ratificación por parte del Consejo Nacional, en Madrid.

Dos días antes, el mismo Basagoiti había asegurado con firmeza que las elecciones autonómicas en los tres territorios serán en otoño. Será necesario que haga explícita la retirada del apoyo de su grupo al Ejecutivo que lidera el socialista Patxi López, en forma de derrota en votaciones en la Cámara sobre temas claves, porque la legislación actual otorga en exclusiva al lehendakari la facultad de disolver el Legislativo y convocar comicios.

De momento, con la proclamación del primer candidato del PP, añadida a las anteriores de Iñigo Urkullu por el PNV y la profesora Laura Mintegi por el conglomerado que se presentará bajo el nombre EH Bildu, sólo falta por confirmar el cuarto de entre los que podrían formar mayorías parlamentarias en la décima legislatura del actual Parlamento de Vitoria-Gasteiz, y todo el mundo da por hecho que será el actual titular del Gobierno, Patxi López, por los socialistas.
Parece tan seguro como probable que, si los resultados de las encuestas se confirman, haya de ceder el palacio de Ajuria Enea a un sucesor, y entonces pueda salir hacia la capital de Reino, a ocupar el cargo en la cúpula del PSOE, para el que fue elegido el último congreso de la formación.

Por el momento, López insiste en que quiere agotar la legislatura, que con normalidad se acabaría el primero de marzo del próximo año, contra todas las demandas para que el acorte. Cuanto más tarde, podría pensar, más tiempo tendrá Bildu de empezar a "quemarse" en el ejercicio del poder que, desde las municipales, ostenta a ayuntamientos y la Diputación Foral de Guipúzcoa. Y también más espacio para la degradación del seguimiento de los electores de su competidor directo, ya bastante minoritario, a un PP en caída vertical por las medidas y actitudes del gobierno Rajoy y los suyos.

Puede que en otoño, si se confirmara la intervención de la economía española por la Unión Europea, se añadiría otro factor importante en la misma dirección. Si los "hombres de negro" llegan oficialmente y con la misma tarea completa que hacen en Grecia, las actuales negativas a aplicar parte de los "recortes" decretadas en el Estado podrían desvanecer.

Mientras tanto, los últimos sondeos conocidos sitúan al PNV en mayoría relativa, pero con sólo uno o dos escaños de ventaja sobre EH Bildu, disfrazado de cordura y institucionalismo por la figura de la candidata y favorecido porque sigue aparcada, si no terminada, la violencia de ETA.

Entre estas dos fuerzas sumarían una mayoría absolutamément abrumadora, pero es inimaginable que formen gobierno conjunto, más improbable aún que la coalición finalmente conseguida en 2009 entre PSE-PSOE y PP, también adversarios en la disputa de la mayoría del mismo segmento de electores.

Será el momento de mirar las posibilidades-no sólo aritméticas-de un retorno a la vieja y luego rota coalición PNV-PSE, con el apoyo o no de alguno de los partidos más minoritarios, si consiguen escaños, como Esker Batua-IU , que lo tendrá muy difícil tras la fuga de militantes al Alternatiba, y de ésta a Bildu, como también lo tendrá complicado el UPyD de Rosa Díez.

Si añadimos la peculiar distribución de los escaños, con 25 por cada uno de los tres territorios, independientemente de los censos respectivos, y las diferencias entre los respecius electorados, que dieron prioridad a una fuerza diferente en cada lugar, todo resto indeciso, empezando por el momento en que se convocarán los comicios, y para qué fecha.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH