OLOR A MONDAS

Redacción Catalunyapress

Que los uniformes esos de nuestros olímpicos son mas horteras que un ataúd con pegatinas es algo que ya nadie discute; pero, cuestiones estéticas aparte, el argumento ofrecido por los responsables de la cosa es el pago de unos milloncejos, pocos, por la firma rusa fabricante de las prendas. Se dice que a cambio de las indumentarias y ocho millones, la firma obtendrá publicidad pues el mundo entero contemplará a nuestros deportistas vestidos de conserje ministerial, desfilando por los estadios londinenses.

Hace mucho que no ando metido en asuntos publicitarios pero me parece que disponer de Rafa Nadal o Pau Gasol, por poner dos ejemplos señeros, como maniquíes y ante mil millones de espectadores por cantidad tan exigua es un chollo como la copa de un pino para la firma rusa que fabrica eso con que vestirán a nuestros deportistas.

"Piensa bien, aunque no aciertes", dicen que decía Pemán, pero los hispanos estamos tan escaldados de las aguas turbias que inundan la mayoría de actividades de nuestros próceres que tengo en la nariz un olor a mondas que no hay quien me lo quite.

Desde el más allá, vuelvo a escuchar la voz de mi abuelo y su frase favorita: "Cuando no entiendas algo, hijo mío, es que alguien se lleva el diez por ciento".

Andrés Madrid

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH