¡A la batalla!

Redacción

Lo intentarán todo. Unos y otros. Los de aquí y los de allá. Unos dirán que el gobierno central los ahoga y los demás apelarán a la herencia recibida. Pero, la verdad de todas las verdades es que ambos defienden el mismo modelo social, el mismo sistema. Unos por la boca pequeña, los otros de manera contundente, pero juntos nos quieren hacer volver a los tiempos de la caridad y del "ponga un pobre en la mesa en Navidad". Los horarios laborales, las condiciones de trabajo, el poder adquisitivo de los salarios cada día se parecen más a los de los años 60. La prepotencia de los gobernantes nos recuerda el estilo pijo de los jerarcas del sindicato vertical. Los cambios forzados y sectarios en los medios de comunicación, y los controles de la información, parecen inspirados en los métodos de la prensa del Movimiento.

Se las piensan todas. Apelarán a la responsabilidad y el bien supremo de la patria (cada uno a su claro) pero, detrás de las banderas se esconden los privilegios de clase de siempre. Lo habías olvidado, ¿verdad? Los de aquí nos venderán expolios centralistas y los de allá urgencias históricas. Unos y otros han vendido su supuesta soberanía a un monstruo tan prusiano como de derechas. Esta no es nuestra Europa.

No nos podemos dejar intimidar ni engañar más. Hay que salir a la calle tantas veces como sea necesario y el tiempo que sea necesario. Nos pedirán responsabilidad. De acuerdo, y nosotros les tenemos que pedir a ellos que pasen el rastrillo recaudador por la banca y las grandes fortunas. Debemos exigir e imponer que dejen a los débiles y a los trabajadores en paz.

Esta gente es tan mezquina que intentará decirnos que hay que recortar los privilegios de los funcionarios, los partidos políticos y los sindicatos. ¡Trampa! Funcionarios son el personal sanitario, los bomberos, los maestros, las fuerzas de seguridad y los empleados públicos ... Y estos hacen un necesario y buen trabajo. Machacar a los sindicatos implica desarmar la capacidad de respuesta de los trabajadores frente a los recortes, por eso lo hacen. Retirar las subvenciones a los partidos políticos sólo afecta a los partidos de izquierdas que no tienen financiación en el sótano como ellos. ¿Olvidó el caso Palau / Ferrovial / CDC? ¿Qué no lo veis? Esta gente son la derecha que nos quiere hacer volver a las condiciones de vida del "desarrollismo".

Hay que salir a la calle tantas veces como sea necesario ... Y quizá aquí y ahora, a un punto más de indignación y también de mala leche. No nos detendrán las lagrimitas de Soraya, ni los centrifugados del rey Arturo y su hombre "racional" en Madrid. A esta gente hay que recordarles, más que nunca, que están jugando con fuego confiados en la inexistencia de un polo aglutinador y vertebrador del descontento popular. Son tan dogmáticos y ciegos que no se dan cuenta que ya han puesto las bases para una gran rebelión social.

Joan Ferran

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH