Greenpeace clama contra el "exceso" de la mala gestión de la costa catalana

|

greenpeace

Greenpeace ha cifrado en 78 millones de euros el "exceso" que ha ocasionado entre 2005 y 2011 la mala gestión de las costas de Cataluña, un dinero que se han destinado sobre todo a la regeneración de unas playas que se han visto de nuevo dañadas con sucesivos temporales.

En rueda de prensa para presentar el duodécimo informe 'Destrucción a toda costa', la delegada de Greenpeace en Cataluña, Anna Rosa Martínez, lamentó que se sigan destinando dinero al mantenimiento de "playas absolutamente artificiales".

En esta línea, ha puesto como ejemplo el gasto de 33 millones invertidos entre 2008 y 2011 para las obras frente a la costa de Barcelona, ??además de los 23 millones destinados entre 2005 y 2010 en la regenaración de playas en el Maresme.

"Durante años hemos estado lanzando el dinero al mar", indicó, señalando como prueba de esta inutilidad la playa de Cabrera de Mar, que se ha reducido de los 2,9 kilómetros de longitud a 500 metros, aunque año tras año se ha destinado dinero a seguir aportando arena, a un precio cifrado entre 4 y 6 euros por cada metro cúbico.

Adicionalmente, "la arena que se va proviene de unos dragados con un impacto muy fuerte sobre la biodiversidad y la actividad pesquera", ya que consiste en un succionado indiscriminado de los fondos marinos.
El informe 'Destrucción a toda costa' cifra también en 2573 millones de euros los beneficios anuales que proporcionan los ecosistemas costeros en Cataluña, un cálculo basado en los ingresos de la industria turística o la protección contra temporales, entre otros, que tiene como ejemplo concreto que sólo en la reserva de un kilómetro cuadrado que supone las Islas Medas la industria del submarinismo ingresa cada año entre 5 y 6 millones de euros.

Martínez ha reclamado también "volver a definir las líneas del dominio marítimo" para tener en cuenta los posibles efectos del cambio climático, ya que por cada centímetro que suba el nivel del mar el frente de olas avanzará un metro, y eso ocasionará gastos de compensación y arreglo de al menos 583 millones en este siglo, aseguró.

Los peligros que acechan la costa tienen en el Delta del Ebro otro caso paradigmático, porque aunque se hayan invertido 16 millones de euros en la construcción de un muro de protección, no se ha solucionado el principal problema de falta de aporte de sedimentos - las presas río arriba sólo dejan llegar un 6% -, y por esta razón las previsiones apuntan a que "el principal nido de Europa", por la variedad de aves migratorias que acoge, se reduzca desde las 20.000 hectáreas actuales hasta menos de la mitad.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH