TRAMPA-TRIAS-TAXI (TTT)

Redacción

Poco ha hecho el alcalde de Barcelona, ??Xavier Trias, más allá de seguir la senda trazada por el anterior gobierno progresista de la ciudad. Pocos méritos personales tiene como alcalde si descontamos la circunstancia de que es un tipo afable y que ha conseguido que algunos medios de comunicación, en lugar de hacerle la puñeta, le ignoren o le rían las gracias. Eso si, él intenta vender la vespa que todo va mejor que antes cuando, en realidad, nada es lo que parece.

Xavier Trias recorta servicios y políticas sociales, perdona al Gobierno de la Generalitat las inversiones comprometidas en la ciudad condal a cambio de un par de platos de lentejas rellenas de piedrecitas. Si señores, Felip Puig le presta cuatro mossos en el metro y él vende la idea de que la seguridad ha mejorado en el suburbano y obvia, sin rubor, su reubicación en la epidermis, a pie de calle. Para hacer creer que la ciudad está más limpia riega en abundancia durante el día-antes se hacía el riego de noche-y el personal resbala o se embadurna los zapatos, las medias y los calcetines ... o se tuerce tobillos. Pero me diréis, y con razón, que esto sólo son anécdotas de poca monta. De acuerdo, quizá sí, pero tema que trato de Trias, tema que se me desvela postizo o poco trabajado.

Hace pocos días un periodista escribió que el equipo del alcalde había hecho más por el sector del taxi en un año de gobierno que otros en una década. Discrepo. No señores, lo que ha hecho durante este tiempo ha sido remover el pastel sin que cuaje la masa. Y no cuajará porque cuando no se tiene claro el concepto de servicio público, o se pretende contentar a todos indiscriminadamente, las cosas chirrían, se quedan parados, no salen bien.

Los nuevos gestores del taxi metropolitano convocaron un referéndum para que el sector decidiera una serie de medidas para afrontar la crisis. Regulación horaria, turnos y días de fiesta añadidos fueron objeto de discusión. La participación en la votación giró alrededor de las 7000 personas. Hasta aquí todo correcto pero, poco tiempo después de la consulta, una avalancha de aalegaciones impugnando las medidas lo sitúan de nuevo todo patas arriba. Más adelante se decidió añadir dos días más de fiesta para ... poco después ¿suprimirlos! Resultado de todo: más confusión que nunca entre los profesionales de este servicio y una creciente desconfianza entre IMT y los taxistas. En la actualidad no hay ningún tipo de profesionalidad, norte, ni rigor en los mandos de la IMT. Prefieren obviar el necessario interès general para no enfrentarse a los conflictos inherentes a cualquier gestión de ámbito ciudadano. Triste pero cierto.

Recientemente un estudio sobre la calidad del servicio del taxi a escala europea colocaba el del Área Metropolitana de Barcelona al frente del "ranking" continental. Llegar a disfrutar de este prestigio internacional no se improvisa, es fruto de muchos años de trabajo, negociación, legítimas luchas de intereses y cuidado de un servicio público de calidad. La gente del equipo Trias debería espabilarse y el señor alcalde también. No se puede vivir de las glorias y el trabajo del pasado.Tarde o temprano la inoperancia aflora, se hace evidente, y la publicidad ya no sirve de nada.

Y es que, amigos míos, con Xavier Trias al frente del ayuntamiento barcelonés el color amarillo, tan tradicional de nuestros taxis, dará paso al negro total de la desesperanza.

Trias hace Trampa en el mundo del Taxi (TTT).

Joan Ferran
Diputatdo del PSC en el Parlamento

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH