MORALINA.

Redacción

Vaya por delante que no he pisado en mi larga existencia un casino; mi ludopatía se reduce al cupón de la ONCE que, además de dar premios lleva tras de sí ser el soporte de decenas de miles de gentes que, gracias a este juego, viven con dignidad, a su trabajo acuden y con su dinero pagan el traje que les viste y la mansión que habitan.

Hago esta declaración de principios para poder dar un repaso a tantos vigilantes de la moral y las buenas costumbres que han salido a la palestra con el asunto Eurovegas.
Se puede estar en contra o a favor de este Mister Marshall berlanguiano que juega al escondite con Madrid o Barcelona para obtener el mejor postor a sus propósitos; se puede y se debe manifestar la opinión pero, hasta ahora, los argumentos utilizados son para partirse el pecho de risa.
Negarse a la instalación del complejo de ocio por los riesgos que lleva consigo la afición al juego que pueda despertar no deja de ser un pelín hipócrita en un país donde la lotería es estatal en todas sus modalidades, donde las gentes están dispuestas a lo que sea con tal de participar en cualquier juego promovido desde la televisión y arruinarse enviando mensajitos para ganar un fin de semana en Benidorm, donde todos sabemos de la existencia de timbas en las que se apuestan cantidades ingentes de dinero y bienes; donde en cada rincón se juegan las pestañas en torno a una baraja de Heraclio Fournier y los niños le entran al julepe antes que al abecedario, resulta sorprendente.

Argumentar el incremento de la prostitución en tales instalaciones en un territorio donde el oficio se ejerce en los lugares más céntricos de las ciudades, a la vista de todos, sin cortapisa alguna y donde se glorifican las hazañas de izas, rabizas y colipoterras en programas televisivos, sorprende mucho más.
Y sobre mafias y otras asociaciones para delinquir, ni hablemos cuando estamos esperando la resolución judicial de Malayas, Gürtel, y otros clubs de amigos de lo ajeno y se legalizan y otorgan representación política a quienes representan al terrorismo, mejor ni hablamos.

Ignoro si Mr Adelson/Marshall traerá bienes para invertir; males, por muchos que acompañen al proyecto tenemos para dar y exportar.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH