EL EFECTO IRISARRI

|

Vds. quizás recuerden que le habíamos escrito una pequeña pieza sobre Vértice 360, esa maravillosa empresa que dirigió José María Irisarri, un viejo amigo del polémico esposo de la Señora Cospedal, "un piezas" muy querido por los colegas de la web "Los Genoveses", que "sin acritú" nos han contado sus hazañas y sinsabores, incluso con saña. Lavinia, la gran productora que "los nicaragüenses" han protegido durante varias legislaturas, pasó a entrar por absorción en el accionariado de Vértice, hasta que casi coincidiendo con los Idus de Marzo deje de ser uno de sus principales accionistas, porque al sucesor de Irisarri, el telefónico Manuel García Durán, se le ha ocurrido romper peras con la empresa de Antoni Esteve porque ya no tiene "el efecto llamada" que tenía antes de las elecciones generales. ¿Y a qué viene tanto rollo? Pues a que, aquí, en Casa Nostra, alarmó mucho en su día la noticia de su posible entrada en los negocios de privatización, o externalización de servicios, si lo prefieren, de los productos Xarxa local de TV-COM, Barcelona Televisión, Catalunya Radio y hasta la mismísima TV3 de la mano de sus amigos del Grupo Godó. Y como quiera que la hoja de ruta se sigue cumpliendo inexorablemente, como ya habrán podido ir comprobando los profesionales de estos medios, las luces de alarma se vuelven a encender cuando del proyecto inicial se desgaja ahora a Lavinia y el antiguo Presidente de Vértice suena como futuro baranda mayor de TVE de la mano de los populares Moragas y Arriola, que, según dicen en Madrid, mandan "muchísimo", tanto en la Moncloa como en la calle Génova. ¿Estamos ante una escisión interesada del proyecto, que incluso puede llegar a desmontarlo, o asistimos, simplemente, al nacimiento de un nuevo Roures en el partido Popular? Lo cierto es que los socios catalanes del asunto parecen encontrarse un tanto perdidos ante las alarmantes noticias que les llegan desde Madrid. Algunos, incluso, varados y con el estómago vacío y las arcas empresariales exhaustas. ¿Y ahora qué hacemos?, se han llegado a preguntar. Total, que vamos a disfrutar, en las próximas semanas, de una lucha feroz y soterrada entre los dos grandes poderes fácticos que sostienen a Rajoy, que tienen nombre de mujer y que en este lío tienen intereses contrapuestos. Y todo por culpa del poder y el dinero en los medios públicos. Un asunto que a este gato le pone los pelos de punta y le mantiene con los ojos abiertos... por si las moscas.

Decía Groucho Marx, del que soy un fan irremediable: "La Televisión es muy educativa. Cada vez que alguien la pone, me marcho a otra habitación y leo un libro."

Sean felices, aunque no les dejen.....

Miauuuuuuuu....!

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH