PALMAOS Y SECOS

Redacción Catalunyapress

Al Duque de Palma ya le hemos juzgado todos. Ni presunción de inocencia, ni nada que se le parezca han servido para que los más poderosos medios de comunicación de este país y, a su rebufo, muchos más, se hayan apiadado del yerno del Rey, al que le han dejado con las brevas al aire al contar, con todo detalle, cuantas presuntas irregularidades han caído en manos del Juez Castro y su Fiscal de compañía. Por eso, su comparecencia en el Juzgado nº 3 de Palma, no era más que el episodio central de la serie, que, según parece, tiene que acabar con un multazo de aquí no te menees, como mal menor o alternativa piadosa a un posible auto de prisión que compartiría con su amigo el ex profesor de Esade Diego Torres. Un señor que ha adoptado la posición de no decir ni mu, a la espera de que en el sumario aparezca el Espíritu Santo e ilumine al Tribunal y lo considere a él, precisamente a él, un "tonto útil" de Iñaki Urdangarin y no el malvado que lo engañó, como ha contado en la sala el yerno del Rey con palabras más finas. Y digo yo, que soy un republicano perverso: ¿No sería mejor para nosotros los contribuyentes que les reclamáramos firmemente a estos dos Señores que devolvieran a las arcas autonómicas el dinero que los políticos les dieron por la vía fácil, en lugar de ponerlos a parir como hacemos día sí y día también? Porque, bueno es que la Justicia nos trate a todos por igual -en este punto es cuando me entra la risa floja, lo siento- y que ello signifique una lección magistral, especialmente para Emilio Botín, que es un reconocido monárquico y fiel cumplidor con el Fisco, pero, la verdad es que, en esta vida, hay que ser, sobre todo, prácticos. Con la que está cayendo, ¿no les vendría bien a los gobiernos de Baleares y de la Comunidad Valenciana e incluso al Villarreal FC que les devolvieran el dinero que en su día entregaron, por pura generosidad, a Urdangarin y a Torres? Si, además de esa "noble acción", a Iñaki le da por entregar a su suegro el Ducado que le otorgó, pues casi todos contentos. Menos, claro, los de Manos Limpias, que esos, sospecho yo, que lo que realmente les gustaría es que el Rey abdicara y volviera el Movimiento Nacional. Como lo de mi República está imposible de momento, me conformo con una sentencia justa y una multa que doble las cantidades que se llevaron estos dos amigos del presupuesto ajeno, que les tenga endeudados durante bastante tiempo y, sobre todo, los deje presuntamente "palmaos", o sea, "secos", incluso fuera de España. ?


Manuel Fernando González
Editor y Director
www.pressdigital.es
www.catalunyapress.cat

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH