ENTRE EL BLANCO Y EL NEGRO SIEMPRE SE ENCUENTRAN GRISES

Redacción Catalunyapress

Hace un par de años mi madre se dio cuenta de que progresivamente iba perdiendo visión. Para obtener un diagnóstico rápido y de confianza decidimos llevarla al centro oftalmológico privado donde me trato desde hace muchos años . Inmediatamente, le diagnosticaron una degeneración macular muy agresiva originada por su avanzada edad con mínimas probabilidades de curación. A raíz de tan contundente diagnóstico mi madre se vio sometida a un tratamiento consistente en infiltraciones en el ojo que aún conservaba resto de visión razonable. Dichas sesiones llevaban implícitas pruebas y controles exhaustivos a parte de un desembolso de unos 3.500,00 euros cada una. Al llegar a los cinco pinchazos, la doctora que la trataba comentó que debido a los niveles de deterioro de la mácula se necesitarían más inyecciones alertando de que algunos casos habían llegado a requerir hasta diez.

Ante la imposibilidad de alcanzar por mucho tiempo más tanto elevado gasto económico y enterada que la Seguridad Social llevaba a cabo este tipo de tratamiento, rodeada de dudas y consciente de los largos plazos de espera que seguro sufriríamos, decidí proseguir el proceso por esta segunda vía. En cambio, muy contrariamente a mis dudas y sospechas la realidad fue bien distinta. Dirigidas al hospital que le correspondía mi madre estuvo atendida sin la menor dificultad ni impedimento por un equipo de oftalmólogos que al revisar detenidamente el informe facilitado por la clínica privada decidieron continuar con dichas sesiones programándole la primera para la semana siguiente.

Consciente, de la evidencia de que la Sanidad Pública ha sido una de las áreas públicas más "tocadas" por la crisis y desconociendo si mi experiencia ha podido o no tratarse de una simple excepción, durante estas ocho visitas realizadas al CAP < en un plazo de año y medio> siempre he detectado una correcta planificación y control de las agendas, puntualidad "británica" en cuanto a los horarios establecidos del mismo modo, que facilidades y atención de cara a los pacientes . Esto, pese a algunas esperas excesivas en el ambulatorio ha provocado en mí un cambio radical en sentido positivo respecto a la percepción tan negativa que tenía de la Sanidad pública.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH