Barcelona avala Eurovegas gracias a CiU y PP

|

El Ayuntamiento de Barcelona ha avalado este viernes el proyecto Eurovegas después de que el pleno municipal haya rechazado gracias a CiU y PP una proposición del PSC -con el apoyo de ICV-EUiA- que promovía oponerse a la apertura de este macrocomplejo.

El líder de la oposición municipal, Jordi Martí (PSC), ha considerado que una vez la Generalitat ha escuchado a los inversores debe trasladar con "contundencia" el 'no' de Catalunya y su capital a un proyecto que va radicalmente en contra, según ha dicho, del modelo económico de Barcelona.

Los socialistas de Barcelona se desmarcan así del partido a nivel catalán, que a través del alcalde de Cornellà y hombre fuerte de la dirección, Antonio Balmón, esta semana expresó que se tiene que "considerar" el proyecto y analizar el impacto que podría tener sobre la economía.

La portavoz de CiU en el consistorio, Sònia Recasens, considera que son "voces autoritarias y frívolas" aquellas que se oponen de entrada a un proyecto como este, y ha defendido que, bien orientado, Eurovegas podría tener un impacto muy positivo sobre el turismo.

Ha reprochado a los socialistas que lleven su oposición al plenario de la ciudad cuando "no hay un solo metro cuadrado de Barcelona" que esté afectado por el proyecto, y después de que alcaldes metropolitanos socialistas como Balmón hayan mostrado su predisposición a aceptarlo.

Para Martí, en cambio, la capital catalana no puede avalar un complejo donde el "elemento central es el juego" y el marco de referencia es una ciudad norteamericana como Las Vegas que tiene un modelo de negocio, a su juicio, nada ejemplar para Barcelona.

El líder del PP en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha defendido que la propuesta merece ser "escuchada y estudiada" sólo por los puestos de trabajo que promete crear, y ha reprochado a los socialistas que la división que generan en Barcelona ante el proyecto beneficia que se acabe haciendo en otra parte, en alusión a Madrid.

Pese a su posición contraria a la proposición del PSC, el concejal popular ha admitido que el proyecto puede tener un impacto urbanístico y medioambiental negativo y "atraer el crimen organizado", por lo que ha evitado dar un 'sí' incondicional a la propuesta.

"Bomba de relojería"

El líder de ICV-EUiA, Ricard Gomà, se ha alineado con las tesis del PSC y ha rechazado un proyecto que ofrece unos puestos de trabajo, según ha dicho, basados en la precariedad, y que es un "bomba de relojería" para el modelo territorial y económico.

El concejal de UpB Jordi Portabella (ERC) ni ha rechazado ni ha apoyado la moción, y se ha limitado a criticar que las cifras de crecimiento que se barajan son ficticias y encaminan Barcelona a un desarrollo que no le conviene: "Al final todo es un tomadura de pelo".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
AHORA EN LA PORTADA
ECONOMÍA
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH