FELIP PUIG Y LA SEGURIDAD EN CATALUNYA

Redacción Catalunyapress

Sería osado aseverar que el consejero Felip Puig ha abierto la puerta de la Ley del Talión, o a las milicias armadas de autodefensa. No sería justo. Pero, dicho esto, no es ninguna frivolidad afirmar que ha dejado la ventana de la cocina sin pasar el cerrojo. Una ventana que sólo con un pequeño empujón de nada permite acceder a la casa, ir a la despensa, coger el cuchillo del pan y salir a la calle -o al bosque- en busca de desaprensivos. La gente se queja de robos y Felip Puig pide colaboración ciudadana. Correcto, de acuerdo, pero habrá que explicar que el empeño de privatizar ha llegado tan lejos, que no es ningún disparate sospechar que algunos quieren cambiar el modelo de seguridad del país.

Dice el consejero que el gobierno catalán va escaso de recursos, que tiene dificultades para garantizar satisfactoriamente las exigencias de seguridad del momento. ¿Nos están pidiendo por casualidad que contratemos seguridad privada? ¿Insinúa Puig, de forma vergonzante, que el ciudadano organice grupos de autodefensa?

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Más autores
Opinadores
Leer edición en: CATALÀ | ENGLISH